Entre las aguas mansas de la Fervenza y los viejos dominios de Alonso de Lema

ANDAINAS COÑECE A COSTA DA MORTE | Crónica de la Senda de los Santuarios, por la Vía Mariana a su paso por Vimianzo


Carballo / La Voz

En Orbellido (Baíñas-Vimianzo), un labrador halló en 1979 un torques de oro. Un regalo de la historia. En este lugar, junto al cruceiro, partió ayer la Andaina Coñece a Costa da Morte, un recorrido por la Vía Mariana, en el tramo del municipio vimiancés. Luis do Freixo vino desde Vigo para loar esta ruta de santuarios de Braga a Muxía, nueva y antigua a la vez. Arengó (también lo hizo el alcalde) a los caminantes y dijo que la vía tiene raíces de 2.000 años de antigüedad.

Antes de partir la comitiva se guardó un minuto de silencio por Carlos Luis Zubiela, el senderista muerto en la ruta de Cee. Luego partieron los más de 200 caminantes, con las aguas mansas del embalse a la izquierda. La vieja corredoira es senda fácil escoltada por sauces y robles aún desnudos. En Baíñas, la gente anda ágil ante la iglesia de San Antoiño, con restos románicos, que es lo que queda del antiguo monasterio, junto con, tal vez, la entrada a la rectoral desmoronada.

Media docena de hórreos adornan la salida hacia Cabral, donde antaño se criaban buenas yeguas bravas. El monte está tomado ahora por eucaliptales recién talados. Desde lo alto baja un río que susurra su melodía. En tiempos movía tres molinos, con aspecto de recuperables. En Sarteguas (Dumbría) hubo avituallamiento. Este lugar ya lo conocían en 1095, según atestiguan documentos. Ahora luce varios hórreos y algunos muros de viejo. Pasó luego la comitiva por Boudañeira y Casanova, también con buenos cabazos. Es primavera y en el camino se aprecian hasta diez tonalidades de verdes. En Berdoias, los robles ya lucen prendas nuevas. Un viejo puente de piedra condujo al conjunto al dolmen de la Casota de Freáns. Hubo admiración por las históricas losas y, al final, los viejos dominios de Alonso de Lema.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Entre las aguas mansas de la Fervenza y los viejos dominios de Alonso de Lema