«Vou morrer no Camariñas»

A sus 87 años, Vicente Carril, máximo mandatario del Camariñas FC de Tercera Autonómica, es el presidente más veterano del fútbol gallego: «Non me canso», asegura


Carballo / La Voz

En noviembre, Vicente Carril Lema cumplirá 88 años, pero ni aun así dejará de presidir el Camariñas Fútbol Club, entidad de su pueblo natal de la que fue uno de sus fundadores en 1977. Un año más tarde, en la temporada 1978-1979, se convirtió en el presidente, luego de Antonio Campos Pérez, Cubano, enfermar y preferir pasar a un segundo plano, como secretario. «Todos os da directiva, incluído el, querían que eu asumira o cargo, e así foi como empecei esta andadura», explica. Y ya lleva 41 campañas a la espalda desde aquella: al pie del cañón y dando el cien por cien de sí cada día. «Non me canso. Lévoo ben. E seguirei ata que morra!», dice alto y claro.

Vicente acude todos los días por la tarde al Hermanas Patiño, campo de fútbol por el que tanto peleó para que se levantase. «Vexo os adestramentos, de vez en cando recollo algún balón que marcha fóra e, en xeral, organizo todo por alí», comenta el presidente. Pero en realidad, tiene una función mucho mayor. A sus 87 años, lleva el tema deportivo y de fichas. Tiene una oficina para ello, aunque confiesa estar muy arropado por varios jóvenes de veinte y pocos años: Rosita y Maite, encargadas de llevar la contabilidad, y Kiko, el utillero.

Durante los fines de semana se puede decir que pasa allí el día: «Cando os equipos de categorías inferiores xogan pola mañá, alí estou. E co primeiro equipo, incluso me desprazo fóra».

A la pregunta de qué le aporta el fútbol, responde: «Gastos! Porque moitas cousas págoas eu», aunque añade: «Gústame moito».

Tres generaciones de porteros

El período más feliz para él fue cuando su hijo, Vicente también, jugó en el Camariñas: «Foi porteiro durante catro ou cinco anos e, despois, marchou para o Bergantiños en Terceira División. Agora adestra un equipo de xuvenís do Celta e os seus dous fillos xogan alá e Vigo». La historia se repite en el presente. Su nieto por parte de su otra hija, Pablo, defiende la portería del primer equipo del Camariñas en Tercera Autonómica. Y es que ya en su día el máximo mandatario fue portero. En este sentido, siempre dio consejos a sus familiares sobre cómo defender mejor los tres palos, confiesa, y lo sigue haciendo, a nivel general, con todos los jóvenes que defienden la camiseta azulona.

Vicente dice llevar el fútbol en las venas. Tanto es así que también le dedica tiempo al que se emite por televisión, sobre todo si juega su equipo, el Deportivo de La Coruña

Del Camariñas al Deportivo

A día de hoy, todavía guarda en su memoria el nombre de jugadores que brillaron en el Camariñas y fuera como Jamela o Samuel: «Ó primeiro levárono para o Gijón e, ó segundo, para o Dépor e o Lugo. Pero tanto un coma o outro botaron de menos a súa terra e regresaron ao pouco tempo. Samuel era un gran percebeiro, tamén», cuenta. Otros que menciona son Juanillo y Toxo do Atlántico, que jugaron en clubes gallegos importantes como el Compostela, en Tercera División o Preferente.

«Tiñamos un equipo moi bo. Con xente como esta chegamos a estar en Primeira e en Preferente. Foron tempos moi bos que nunca esquecerei», recuerda Vicente con emoción. A día de hoy, sigue viviendo este deporte intensamente: «Nunca me cansei. Grazas a el, paso o tempo, máis da metade do meu día a día».

«O meu soño é subilo equipo a Segunda. Se non é este ano, para o que vén»

El que es el presidente más veterano del fútbol gallego, lamenta cómo ha evolucionado este deporte durante todos estos años: «Antes, ían un bus ou dous cheos de afección acompañando ó equipo ós partidos. Despois, a xente foise deixando e, agora, parece que comeza a haber apoio de novo».

También dice que está bien que crezcan los clubes de fútbol, pero hasta cierto punto: «En Camariñas empezou a haber clubs ata chegar a catro na actualidade. Iso non pode ser, porque aínda que o Concello queira axudar, non pode, porque tamén hai balonmán, cuxo equipo está en Primeira Nacional e arrastra moita xente».

Del mismo modo, critica que los jugadores del pueblo se marchen a jugar a otros equipos de la comarca: «Para que van xogar fóra se os houbo aquí e chegaron lonxe? A diferenza é que alí páganlle cartos e aquí non». Vicente es cien por cien transparente: «Temos dous ou tres de fóra, xa que os de aquí marcharon, e pagámoslle os desprazamentos. E a dous de Senegal, que non teñen traballo e viven aquí dámoslle unha axuda».

Algo con lo que el decano presidente está muy ilusionado es con las categorías inferiores. Nunca hasta ahora el Camariñas había llegado a tener tantos equipos, afirma. Hasta seis entre las categorías sénior, juvenil, benjamín, prebenjamín, biberón e, incluso, benjamín en fútbol sala. No tienen conjunto cadete, de hecho, porque no lograron reunir los suficientes jugadores: «Estou moi contento porque estes rapaces co tempo irán para arriba e aportarán moito. Os pais apóianos e é unha alegría moi grande».

Por último, anima a la gente «nova» a trabajar con los clubes, algo que él hará todavía con más fuerza para intentar subir el primer equipo a Segunda: «Se non é este ano, para o que vén», desea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Vou morrer no Camariñas»