El canal de aguas bravas regeneraría un tramo del Xallas muy degradado

La zona que quiere adecuar el Concello de Dumbría aún tiene escombro de la construcción de la primitiva central


carballo / la voz

Los 300 metros del Xallas que el Concello de Dumbría pretende convertir en un eslalon de aguas bravas para la práctica del piragüismo es un espacio degradado por la construcción en 1966 de la central hidroeléctrica. Las voladuras realizadas entonces dejaron la zona cubierta de escombro y el consejo de Ramón Ganyet, diseñador del único canal olímpico de España, es recuperar rocas que quedan al descubierto en el embalse de Fervenza para devolver al río su aspecto natural.

El ingeniero catalán estuvo en Dumbría en el 2013, cuando se había ya madurado la idea de que también hubiera un espacio adecuado para la práctica de este deporte en el norte de Galicia. También acudió el entonces secretario xeral para o Deporte, José Ramón Lete, que vuelve a ocupar el cargo, además de directivos de la federación española. Entonces, la iniciativa era viable, pero no hubo un compromiso para encargar un proyecto.

Aguas de Galicia

El asunto está en manos de Augas de Galicia que volvió sobre el asunto el año pasado, pero que no ha respondido todavía al estudio de impacto medioambiental encargado por el Concello, en el que niega que el helecho Isoetes fluitans sea endémico del Xallas,

En principio, no parece haber una razón de protección del medio ambiente cuando el área, de 300 metros de longitud, se encuentra tan degradada.

Además, desde que se instaló la nueva turbina en el central hidroeléctrica, se han incrementando la pérdida de plataforma de tierra. La corriente vacía grandes áreas de las orillas que terminan desmoronándose, lo que está cambiando de forma determinante el cauce, cada vez de forma más acelerada. La colocación de grandes rocas podría preservar el cauce. Además, la eliminación del escombro, mejoraría la seguridad de las personas.

«Este fin de semana, para la Copa del Pirineo tendremos en La Seu d’Urgell mil participantes»

El Club Cadí es el que gestiona el Parc del Segre, el único canal de aguas bravas olímpico de España. Se construyó en 1992 y ha supuesto un enorme apoyo económico para La Seu d’Urgell, un municipio de 12.000 habitantes. José Manuel Cousillas, de padres cormeláns y veraneante de Laxe, es miembro de la entidad que este año, en septiembre, organizará por tercera vez el campeonato del mundo de la especialidad. «Todas las selecciones nacionales están viviendo para entrenar en el canal y para septiembre tenemos todas las plazas hoteleras reservadas. Además, todo el año tenemos una media de 30 o 40 personas aquí», explica.

El impacto económico es enorme. Este fin de semana se celebrará la Copa del Pirineo y esperan unos mil participantes. Habrá 380 palistas, «además de entrenadores, masajistas y acompañantes».

Además, en la zona se han construido centros tecnológicos y hay una explotación turística importante para el rafting. José Manuel Cousillas conoce Dumbría, ya que el club ha participado en competiciones infantiles en el Xallas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El canal de aguas bravas regeneraría un tramo del Xallas muy degradado