El tráfico de los vehículos también aumenta en la autopista AG-55

El incremento es superior al de la autovía da Costa da Morte, también al alza


Carballo / La Voz

Hace unos días se conocían los datos de tráfico en la autovía da Costa da Morte del año pasado, con notables incrementos en todos los tramos con respecto al anterior. Lo mismo ocurre en la AG-55, la autopista entre Carballo y A Coruña: el uso de turismos va a más en todos los enlaces y tramos, y también el de los vehículos pesados. Son datos de aforos que facilita la Consellería de Infraestruturas, que se nutre de los que proporciona la DGT. Son solo números, sin análisis, pero parece evidente que si hay muchos más camiones que antes algo tendrá que ver el crecimiento de los polígonos, tanto el de A Laracha (ahora Inditex ejerce un efecto arrastre) como el de Bértoa.

El tramo que va del enganche con la A-6 hasta Paiosaco es el que más aumenta: de 14.390 vehículos diarios a 15.127. En el 2016 eran 13.358. Son casi mil más por año. Los pesados han aumentado en más de 120 por jornada. Crece también entre A Laracha y Carballo norte, pero menos: de 11.153 a 11.575. En camiones y similares, casi cien más. Y entre Carballo centro (enlace hacia Malpica y otros puntos de Bergantiños) y Carballo sur la subida también es leve, al pasar de 9.363 a 9.788 (los pesados, cincuenta más). En general, cuanto más hacia el suroeste, viendo los datos de la autovía, menos tráfico, pero con un crecimiento sostenido y homogéneo. En Carballo sur-Coristanco, apenas 20 más. Si la comparación se realiza con el 2006, el salto es mucho más importante.

Cuatro mil automóviles de diferencia entre febrero y agosto

La nuevas mediciones incluyen el tramo inicial y final de la AC-15, la que una la autopista con el puerto exterior. En su zona de pago, la que se atraviesa cuando se va o se viene de A Coruña a Carballo, pasan a diario 14.890 vehículos, menos que los que van al (o desde) enlace de la A-6 con Paiosaco, y con apenas medio millar de pesados.

Los datos permiten hacer radiografías casi al milímetro del comportamiento de los usuarios al volante por esta vía que sigue recibiendo numerosas críticas por trazado y coste, nada que ver con la de la Costa da Morte, entre Carballo y Santa Irena. Por ejemplo (y eligiendo el tramo A Laracha-Carballo norte), el mes de agosto su uso es de casi 14.000 vehículos por día, y en febrero, de 10.000. Nada menos que cuatro mil de diferencia entre seis meses.

Por semana, si es jornada festiva no llega a los 10.000, y todos los lunes se superan los 12.000 de media. Y por días, llama la atención la enorme diferencia entre horas. A las siete de la tarde, y durante esa hora, hay más de mil coches en la autopista, da igual que sea laborable o festivo. A las 24.00 horas, la media es de 53 coches en laborable y 127 si es jornada festiva.

El peaje ha subido case un 80 % en 21 años, la plataforma que protestaba se ha desinflado

La AG-55 es, si no la que más, una de las vías que más contestación social ha generado en Galicia a cuenta del peaje. La Plataforma pola Autovía Gratuíta jugó un papel crucial en aquellas reivindicaciones durante años, pero se ha desinflado. O, más bien, ha desaparecido, y eso que cobraría más sentido desde que en diciembre del 97 se puso en marcha el peaje entre A Laracha y Carballo, el tramo que faltaba.

Los últimos datos de aforos ponen de relieve además el elevado tráfico pesado que soporta, y una buena parte, el que se dirige a Santiago o Portugal, pasa por O Chorís y A Milagrosa, de ahí que empresarios y corporación lleven meses reclamando que se reactive el proyecto de la circunvalación.

Mientras, el peaje sigue subiendo: casi un 80 % en 21 años para vehículos ligeros. Cuesta 2,55 euros solo ida. En el 97 costaba 1,44 euros. El tramo de Arteixo cuesta 55 céntimos, lleva seis años invariable.

El mejor signo

La AG-55 fue una infraestructura tan necesaria que a medida que pasa el tiempo se ha hecho imprescindible. Es la única puerta posible de la Costa da Morte al desarrollo. No tiene alternativas, pues ni siquiera hay tren. La AC-552 era la calzada de la muerte, una de las vías con mayor accidentalidad de Galicia en su momento. El incremento de uso por parte de los automovilistas de la AG-55 es una consecuencia de las mejores perspectivas económicas actuales. El mejor signo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El tráfico de los vehículos también aumenta en la autopista AG-55