«Cando acabei, no 2002, apenas había oportunidades, nada que ver con agora»

Víctor Calvo Bello, natural de A Silva y residente en Carballo, cuenta su experiencia como piloto


Víctor Calvo, de 38 años, también fue un niño que soñaba con volar, y que lo consiguió. Tiene ya bagaje para hablar como un veterano, porque logró su título de pilotos de líneas áreas en el 2002, hace ya 17 años. Pasó después once en AFN, donde se formó, como instructor de vuelo, y ahora lleva ya unos años en Vueling. Primero en su base de Barcelona, con rutas habituales por toda Europa, también Israel, Rusia... Después consiguió como base A Coruña, que es donde está ahora, haciendo las rutas habituales de la compañía, sobre todo por España o Londres. Natural de A Silva, en Cerceda, reside en Carballo. Pero su vocación ya le viene de muy pequeño. Como tantos cercedenses, su vida estuvo marcada por la emigración, y residió en Ginebra hasta los 11 años. «Eu alí, e pequeno, xa quería ir ata o aeroporto», explica. Además, allí era bastante típico eso de ir lo domingos a ver aviones. Algo que también ocurrió en su día en Lavacolla o Alvedro. Pero esa fascinación por los aeroplanos no era solo pasajera. «Sempre xogaba cos avións, é unha paixón que teño de toda a vida. Non sei moi ben cando me veu nin por que, é de sempre». No se quedó en un mero pasatiempo, sino que en cuando pudo logró el título. «Estou moi contento coa elección, en absoluto arrepentido. É iso de que cando tes un soño cúmprelo», manifiesta. El sector no es el mismo que cuando empezó: «Non, cando acabei no 2002 apenas había oportunidades, nada que ver co que pasa agora, que hai moito traballo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

«Cando acabei, no 2002, apenas había oportunidades, nada que ver con agora»