El partido entre el Corcubión y el As Baleas requirió de la Guardia Civil

Un jugador del equipo camariñán intentó agredir al árbitro tras ser expulsado


carballo / la voz

Cuando el fútbol de la Costa da Morte todavía se recupera de unos episodios lamentables vividos en un partido del Laxe-Buño alevines y en otro del Baio-Esteirana séniores, ya suma otro. En el encuentro de Tercera Autonómica sénior disputado ayer entre el Corcubión y el As Baleas, en el campo Novo Cubaleiro (3-0), el árbitro se vio obligado a solicitar la presencia de la Guardia Civil.

Al hilo del descanso, cuando el marcador iba 1 a 0, un jugador visitante se dirigió al colegiado en estos términos: «Burro de merda!», apuntó el presidente del As Baleas, Vicente Castiñeira. A lo que el trencilla respondió con una tarjeta roja directa. El futbolista, no contento con la decisión arbitral, se abalanzó sobre él en un intento de agredirlo, coinciden las versiones del club camariñán y del Corcubión, presidido por Carlos Lema. Pero sus compañeros lo agarraron, evitando el contacto físico entre ambos.

No obstante, el árbitro, siguiendo el protocolo de actuación en estos casos, decidió suspender el encuentro hasta que estuviera presente la Guardia Civil. Ante la demora de la llegada de este cuerpo, pues tenía otras demandas, ambas directivas acordaron con el colegiado reanudar el partido. Estuvieron parados cerca de media hora. La seguridad llegó a presentarse en el campo y a tomar nota de lo sucedido, pero al ver que todo transcurría con normalidad y tenía otra llamada, no se quedó hasta el final. En los minutos restantes no hubo más incidentes.

«Foi un partido normal, pero, por desgraza, ás veces suceden estas cousas», dijo Carlos Lema. Ambos equipos estaban empatados a puntos en el fondo de la tabla y en el golaveraje particular, pero, según el mandatario, eso nada tuvo que ver con la actitud del jugador del As Baleas, sino que fue una «reacción puntual». En todo caso, destacó el «bo comportamento» de la directiva camariñana.

Precisamente Vicente Castiñeira rechazó la actitud del jugador, aunque quiso dejar claro que es una «boa persona» y un «bo xogador». «Foi un arrebato», comentó.

Habrá que ver, ahora, con qué sanción castiga el Comité de Competición y Disciplina al futbolista. Se reunirá el próximo miércoles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El partido entre el Corcubión y el As Baleas requirió de la Guardia Civil