Batacazo del Bergantiños en casa

Tercera División | El Arousa se llevó un más que merecido triunfo de As Eiroas (2-4)


Carballo / La Voz

El Bergantiños sufrió un severo varapalo (2-4) a costa de un Arousa, que dejó un gran sabor de boca en As Eiroas. Sobre todo Luis García, quien fue, sin duda, el mejor del encuentro. El mediapunta llevó la manija de su equipo y fue determinante en el resultado final. Solo la derrota del Racing de Ferrol en Santiago (4-3) mantiene al Bergantiños en el liderato, aunque, eso sí, la zona noble de Tercera División se aprieta cada vez más.

El partido arrancó de forma espectacular para el Arousa. No había transcurrido ni un minuto y se adelantó en el marcador. Luis García se internó por banda izquierda y centró al área, donde remató a portería Chiqui, completamente solo.

El gol no cambió un ápice el planteamiento de ambos equipos. El Bergantiños se aferró al guion previsto. Control, salida del esférico desde atrás y balones a los de arriba: Jorge Sáez, Cañi y Rubén Rivera. Los rojillos buscaban abrir la lata apelando a los extremos, con Baleato y Granada en labores de creación. Los visitantes optaron por la presión asfixiante, robo y balones en largo a sus estiletes. Pero Sylla estuvo en estos primeros 45 minutos muy bien vigilado por la defensa local.

El partido entró poco a poco en una fase de dominio local, aunque sin ocasiones claras sobre la portería defendida por Manu Táboas. Quién sí acertó fue el Arousa. Transcurría el minuto 21. Luis García se llevó el cuero ante Caridad, se internó en el área, disparó y la defensa despejó, el balón le llegó a Julio Rey, quien desde fuera del vértice del área grande lanzó una perfecta vaselina, que entró por toda la escuadra de la portería de Cristopher.

A partir de entonces, los locales apretaron y tuvieron sus mejores ocasiones. Rubén Rivera anotó (min 25), pero el colegiado lo anuló por fuera de juego. Cañi, el mejor del Bergan en los primeros 45 minutos, tuvo una ocasión clara (min 33), pero su media volea salió fuera por poco. Borja Facal tuvo dos ocasiones, pero sus remates de cabeza salieron por encima de la portería. Con 0-2 se llegó al descanso.

Antes de arrancar el segundo tiempo, el entrenador local, Miguel Figueira, realizó un cambio. Álex Diéguez entró en sustitución de Jorge Sáez. Los primeros minutos fueron de dominio insulso del Bergantiños, que jugaba más con el corazón que con la cabeza. El Arousa se defendía como gato panza arriba a la espera de coger a la defensa rojilla en pañales. Chiqui y Luis García hacían mucho daño a la contra. Marcos Rodríguez, Toni y Granada se las veían y deseaban para frenarlos. La puntilla definitiva vino de un dudoso penalti que el colegiado pitó por un supuesto agarrón de Toni a Sylla. El delantero arousano cayó dentro del área y el colegiado, Pablo Álvarez, señaló el punto fatídico. El pichichi no falló (min 62).

Rubén Rivera tuvo el 1-3 instantes después. Mano a mano con Táboas, pero su lanzamiento lo repelió el portero con el pie. Y cuando el Bergantiños trataba de levantarse de la lona, cayó el cuarto. Espectacular jugada de Luis García, quien arrastró a toda la defensa y sirvió al espacio a Sylla, que anotó de forma sutil ante Cristopher (min 68). Luis García tuvo el quinto en sus botas. Se plantó delante de Cristopher, pero su vaselina salió por encima del travesaño (min 77). Solo en los instantes finales logró maquillar el resultado el Bergantiños. Primero lo hizo Rubén Rivera (min 90) y, posteriormente, Álex Dieguez (2-4, min 91).

Dos goles en 30 segundos condenan al Laracha frente al Somozas

Los dos goles encajados en apenas 30 segundos, rebasada la primera media hora de partido, fueron demasiada losa para el Laracha, que, aunque lo intentó e incluso tuvo oportunidades para empatar, ya solo pudo reducir diferencias avanzada la segunda parte y acabó superado por 2-1 en su visita al campo de As Somozas, con lo que encadena su quinta derrota por la mínima en los últimos siete partidos.

Los errores atrás, con un Richi que no estuvo especialmente acertado en el día de ayer, lastraron el normal desarrollo de un encuentro para un Laracha que tuvo que jugar más de mitad del partido a remolque en el intento de sacar algo positivo del partido.

Al margen del gol de Nacho en el 71, que le dio esperanzas a los visitantes, los pupilos de Óscar Gilsanz gozaron de varias ocasiones para empatar, al menos un par de ellas bastante claras, aunque no consiguieron materializarlas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Batacazo del Bergantiños en casa