El Bergan le debe unas cuantas al Paiosaco, que está que se sale


Carballo / La Voz

«Creo que vamos a dar más de una sorpresa en la liga, ya lo verán» decía uno de los centrales del Paiosaco, Christian Iriso, en la pretemporada. En la 26.ª jornada de Tercera División, los de Juan Riveiro callaron las bocas de aquellos que todavía lo ven como un equipo inferior en la categoría debido a su debut histórico esta temporada. El equipo verdiblanco no solo le llegó a empatar al Racing de Ferrol, descendido de Segunda B y favorito al título, en el minuto 70, sino que incluso se puso por delante a cinco minutos para el pitido final al transformar un penalti. Si bien en el añadido, la fortuna se puso de lado de los locales, cuando los visitantes contaban con un hombre menos en el campo. Regresaron, así, a casa con solo un punto que les sirve de muy poco en su lucha por la salvación. No obstante, el Paiosaco puede estar muy contento por salir de A Malata con tan siquiera algo en el bolsillo. Era su primera visita al estadio ferrolano en el que tan solo unos pocos consiguen sumar. Ya en el partido de la primera vuelta, en la séptima jornada, el novato de Tercera dio la campanada imponiéndose a los de Emilio Larraz, si bien es cierto que el conjunto verde no pasaba por su mejor momento.

Sea como sea, lo cierto es que los de la parroquia de Lestón están que se salen. Todavía recuerdo al propio míster que ocupa el banquillo de A Porta Santa hace unas semanas temiéndose lo peor con la racha de rivales que se le avecinaban. Pero, para sorpresa de todos, el equipo se armó de fuerza y coraje y sacó petróleo de donde no lo había frente a los pesos pesados de la categoría, uno tras otro. Solo cedió los tres puntos frente al Bergantiños, aunque por la mínima, contra el final y gozando de numerosas ocasiones tanto para abrir como para cerrar el marcador (1-0). Luego se quedó a medias de la remontada contra el Compostela (2-2), aunque con un importante punto sacado en San Lázaro. En la siguiente jornada recibió al Arosa. No fue capaz de marcar pero sí de dejar la portería a cero (0-0), pese a jugar con un hombre menos casi la totalidad del segundo período. El pasado domingo, alguno ya lo veía capaz de volver a dar otro golpe en la mesa contra el Racing de Ferrol, y así fue. Esta semana, le queda la última prueba de fuego contra la UD Ourense y, además, en su feudo, ante su afición. Todo puede pasar, pero a estas alturas de la temporada, ya se ha proclamado a sí mismo equipo revelación.

Un equipo vecino, el Bergantiños, le debe mucho. Esta semana, nada más y nada menos que seguir líderes. Hace dos, aumentar la ventaja respecto al Compostela. A ver quién se atreve a decir que no lograrán la permanencia. Por ganas no será, desde luego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Bergan le debe unas cuantas al Paiosaco, que está que se sale