La plantilla de Ferroatlántica agota al máximo todas las vías

La empresa evita garantizar el futuro de las dos plantas. Los trabajadores afrontan una semana clave


carballo / la voz

Los representantes de los trabajadores de Ferroatlántica en Cee y Brens, y por tanto la plantilla en su conjunto, afrontan una semana clave (la definitiva, seguramente, tras varias de lucha) para tratar de parar las medidas anunciadas por la empresa, o minimizar en lo posible el expediente de empleo, o alguna otra que reduzca las anunciadas por la compañía: la negativa arrancar los hornos, y garantizar el empleo y el futuro de las dos plantas. Fue lo que le trasladó la empresa a los representantes en la reunión celebrada en Madrid el viernes por la tarde, y que ayer estos explicaron a los trabajadores en una asamblea celebrada en las instalaciones de Cee. Ferroatlántica también plantea prorrogar el ERTE más allá de los dos años anunciados.

Con estos condicionantes, que la plantilla rechaza de plano, la actividad de estos próximos días va a ser clave. Por ejemplo, una nueva reunión en Madrid el jueves, ya que la inspección de trabajo ha convocado a los representantes sindicales para analizar las denuncias interpuestas por la CIG, el comité en pleno y la CGT contra la composición de la mesa de negociación. Si les diese la razón, podrían (tal vez) aplazarse las medidas de cese temporal de empleo previstas, que justamente están anunciadas para el 1 de marzo de adelante, solo una jornada después.

Ese mismo día, el próximo viernes, representantes del comité acuden a Madrid para presionar al ministerio y que adopte medidas que reduzcan el coste energético para las empresas electrointensivas, una batalla e la que también pelean otras compañías. Además, ya mañana lunes, dos integrantes del comité estarán de nuevo en Madrid para seguir con las negociaciones. Por tanto, casi no hay un día de descanso en esta pelea por lograr que los efectos no sean tan negativos para el empleo y la actividad productiva como parece que van a ser.

Además, en la asamblea celebrada ayer (hablaron Alfonso Mouzo y Xavier Santos, de la CIG), los trabajadores acogieron con mucho interés las palabras del conselleiro Francisco Conde de que, en caso de que cese esa actividad productiva, la Xunta podría rescatar las centrales. Es otra de las cartas en la manga de las que tal vez se sepa más en las próximas jornadas.

En la reunión de ayer hubo alguna voz que apeló a la solidaridad de los compañeros de las centrales, del mismo modo que cuando pendía la amenaza de venta los trabajadores de las plantas de ferroaleaciones la tuvieron. Son los que quedan fuera del ERTE, en principio, ya que de las 294 personas en plantilla, las afectadas serían 262.

Juan Villar, de la CGT, señaló ayer que hay más cosas aún por concretar, como el complemento de la empresa en el ERTE.

En un comunicado, y viendo el planteamiento de Ferroatlántica, la CIG ya avanza la imposibilidad de avanzar hacia un acuerdo. La central pide un calendario efectivo para el arranque de los hornos, que deberían estar plenamente operativos a más tardar el 1 de julio, y por ofrecer garantías de continuidad de empleo y de producción industrial, «evitando a competencia desleal». También le piden a la empresa que retire el recurso contra la Xunta que impide la venta de las centrales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La plantilla de Ferroatlántica agota al máximo todas las vías