Ferroatlántica y Meirama agravan la crisis industrial de la comarca

La representación de la zona en el ERE de las ferroaleaciones queda en mínimos

t. longueira
cee, carballo / la voz

El tejido industrial de la Costa da Morte no solo se deshilacha sino que va camino de acabar hecho jirones. A la pérdida de fuentes de empleo tan importantes como eran Limeisa, Cerámicas El Progreso, Cristalglass, Celtibox, Gelucho Romar, Aplihorsa o incluso varios años antes Sicar Line, se sumó el fracaso de proyectos como Mineira de Corcoesto, la fábrica de tubos de Cee o la plantación de batata, por no hablar de la situación que atraviesan los pocos talleres textiles que sobreviven. De ahí que -al margen de asentamientos puntuales como el de Inditex en A Laracha y el auge del polígono de Carballo- el más que probable desmantelamiento de la térmica de Meirama y la incertidumbre que se cierne sobre Ferroatlántica resultan auténticos puñetazos en el estómago de un sector que se caracteriza por los salarios y condiciones dignas y por su capacidad para generar empleo indirecto.

Lo que va a pasar con Ferroatlántica resulta todo una incógnita, aunque lo que sí parece claro, después de la primera reunión de ayer en Madrid, es que la Costa da Morte va a tener muy poco o nada que decir en la negociación del Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE). La representatividad mayoritaria de la parte social la van a ostentar, a no ser que se remedie por vía judicial, sindicatos que actualmente no tienen presencia en Cee-Dumbría y las centrales hidroeléctricas.

En Naturgy, desde el anuncio a mediados de enero del cese de la actividad en la central térmica de Meirama a partir del 30 de junio del 2020, son varias las opciones que se barajan como alternativas, aunque todavía no hay nada concretado.

Según apuntó ayer el presidente del comité de empresa, Bautista Vega Tato, en la multinacional todavía no les han comunicado qué piensan hacer con las actuales instalaciones. Lo que sí se les apuntó es el plan previsto para los 77 empleados fijos adscritos al centro de producción: «A empresa propuxo a prexubilación da metade do cadro de persoal, que ten, de media, máis de 55 anos, e a recolocación do resto dos compañeiros noutros centros», comentó Vega Tato, quien dejó claro que estos traslados «serían voluntarios e consensuados e sempre dentro de Galicia».

Además del futuro laboral de los 77 trabajadores en el comité de empresa preocupa qué va a pasar con la central térmica de Meirama dentro de 16 meses. «A empresa propón unha planta de biogás, pero non o vemos ben, porque a xeración de emprego sería mínima para a bisbarra. Nós propoñemos un ciclo combinado de xeración eléctrica con gas, como existe en Sabón, por dous motivos. Un, porque parte das instalacións xa están feitas, co que o investimento non sería elevado; e segundo, porque suporía a xeración de emprego e o mantemento do actual», dijo Vega Tato.

El representante sindical anunció también una reunión en Madrid, fijada en principio para el día 21 de este mes, entre los sindicatos y la dirección de la multinacional para abordar una serie de cuestiones, «entre elas, o futuro da central térmica». En todo caso, el representante de la CIG no se mostró muy esperanzado de que la empresa fije, o presente, un calendario definitivo de trabajo o una propuesta alternativa a la térmica. Bautista Vega sí dijo que en ese encuentro solicitará a Naturgy que se posicione sobre lo que desea hacer en Meirama una vez finalice la actividad de la térmica.

Los exmiembros de UGT y CC.OO. de la Costa da Morte quedan fuera de la mesa en Madrid

La primera jornada de negociaciones del ERE de Ferroatlántica en Madrid, que arrancó a las 11.30 horas y al filo de las siete de la tarde aún seguía, solo sirvió para discutir la composición de la mesa, en la que no estarán representados los siete exmiembros de UGT y CC.OO. de la Costa da Morte, únicamente lo hará la CIG, que trató de impugnar este reparto ya que consideran que el resto de sus compañeros en CEE-Dumbría y las centrales también deben participar. De hecho, los siete ahora independientes enviaron un escrito de queja que se leyó ayer, pero que no tiene poder jurídico alguno.

La disyuntiva está entre sí la representación es por centros de trabajo (6 Cee-Dumbría-centrales, 3 Sabón, 3 Santander y 1 Madrid) o por secciones sindicales (6 UGT, 3 CIG, 2 CC.OO. y 1 USO). Los sindicatos estatales y la empresa optaron por la segunda opción, como denuncian desde la CIG, con lo que la Costa da Morte pasa de ser mayoritaria a residual.

Un tiro en el pie

Meirama y Ferroatlántica están en el ojo del huracán de la pérdida de empleos en la industria. Su situación causará un fuerte impacto en la zona. El deterioro laboral en el sector industrial es una fuerte amenaza para la comarca, que ya sufre un despoblamiento severo. Y todo ello se agrava aún más con la ausencia de los intereses de los trabajadores de la zona en la negociación del ERTE de Ferroatlántica. Un tiro en el pie sindical en toda regla.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ferroatlántica y Meirama agravan la crisis industrial de la comarca