«O premio recompensa o traballo en equipo, o esforzo de tres persoas»

Isabel Antelo Silvariño, de Santa Comba, recibió el Goya de fotografía en gráfico-documental por una foto tomada en San Adrián de Zas


santa comba / la voz

Isabel Antelo Silvariño ha visto cumplido su sueño de conseguir el galardón de los prestigiosos Premios Goya de fotografía y vídeo profesional, que cada dos años convoca la Asociación de Fotógrafos Profesionales de Aragón (AFPA), creados en 1985 -dos años antes que los de cine-, lográndolo al segundo intento, en la categoría gráfico-documental, tras haber sido nominada hace dos años. El premio le fue entregado el pasado sábado en la gala celebrada en el Centro de Historias, en Zaragoza, a donde Isabel viajó con la ilusión de que a la segunda fuese la vencida, como así fue.

Esta fotógrafa profesional es la tercera generación de una estirpe dedicada a la fotografía en Santa Comba, Fotos Silvariño, que fundó su abuelo y que luego continuaron sus padres. La imagen ganadora fue captada hace dos años en la parroquia de San Adrián de Castro, en el municipio de Zas. Mientras Isabel aguardaba a una novia en el día de su boda, vio a una señora mayor en el interior de una casa y decidió inmortalizar con su cámara aquel momento. «Estou moi emocionada polo premio, porque para min xa era importante estar nomeada, pero isto supérao todo», asegura Isabel, quien dice sentirse «agradecida pola concesión dun premio que recompensa o traballo en equipo, porque somos tres persoas, contando a meus pais e a min, as que traballamos en Fotos Silvariño», añade la galardonada.

La fotógrafa xalleira se mostró muy feliz por traerse el premio para Galicia: «Eramos cinco profesionais galegos en gráfico-documental, sendo a edición na que máis fotógrafos había de Galicia». Y como quiera que eran tantos los gallegos participantes, la posterior cena y celebración no pudo ser más animada, según cuenta, con baile incluido y fiesta hasta altas horas.

El Goya de fotografía y vídeo profesional es el certamen nacional más prestigioso dentro del mundo de la fotografía, que se ha convertido en un auténtico escaparate para los profesionales del sector. Basta decir que en la presente edición se presentaron un total de 365 obras, donde la presencia de profesionales gallegos no pasó desapercibida. E Isabel ya piensa en presentarse a la próxima convocatoria -dentro de dos años-, aunque relata que lo hará para intentar ser nominada en el apartado de bodas. Y como próximo objetivo, señala que intentará hacerse con el reconocimiento de maestra fotógrafa internacional, en el certamen que convoca anualmente la federación portuguesa de profesionales APPImagem, en cuya última edición fue fotógrafa distinguida internacional en una gala celebrada en Fátima, donde apreciaron su trabajo con tres imágenes de creación libre.

Su primera nominación fue con una foto de un «fogueteiro» que Isabel tomó en las fiestas de los Milagros, en su Santa Comba natal. Reconoce que este premio es un espaldarazo a su trabajo profesional, y si antes de saberse ganadora ya se consideraba afortunada por la nominación «agora non che conto como estou de feliz», comenta esta fotógrafa xalleira a la que en los últimos tiempos le han llegado los reconocimientos por partida doble. A Isabel Silvariño la pasión por la fotografía le viene de familia, desde su niñez: «Son a terceira xeración de fotógrafos, pero xa desde que era unha nena, cando meus pais ían todas as fins de semana a traballar en eventos, eu ía con eles e deixábanme unha cámara réflex para que fixese fotos, e foi como comecei a interesarme cada vez máis por este mundo», a la vez que se entretenía mientras sus padres hacían su trabajo.

Y además...

Otros dos profesionales nominados de la comarca. Entre los nominados de la categoría de gráfico-documental a estos Premios Goya de Fotografía se encontraba el carballés Marcos Rodríguez, afincado en Cee. Lo estaba, asimismo, en el apartado de libre creación, con una imagen tomada en Brandomil, precisamente también en el municipio de Zas, como la de Isabel Silvariño. Por otra parte, entre los profesionales nominados al Premio Goya de Obra Audiovisual 2019 se encontraba Ana García Suárez, fotógrafa de La Voz, por el trabajo «La estremecedora historia de Mercedes Pazos. Muerta en vida», un testimonio de violencia machista contado por la propia Mercedes, con orígenes laxenses. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«O premio recompensa o traballo en equipo, o esforzo de tres persoas»