«O lobo levoume 48 ovellas e dous mastíns nunha noite. Unha masacre»

Personas con historia | Aunque nació en Cambre, el Monte Xalo es el hogar de Olegario Castelos desde hace 40 años. Allí cuida un rebaño de 1.000 ovejas


Carballo / la voz

Charlamos con Olegario, un hombre afable y tremendamente hablador. A mitad de conversación, suelta el teléfono y reprende a sus ocho perros. «Muller, é que lles chegou a hora de comer e cada un defende o seu...». No es que tenga casi una decena perros por deporte o porque le encanten los canes -que también- es que los necesita para dar cuenta de su rebaño de mil ovejas.

Aunque nació en Cecebre (Cambre), Olegario Castelos lleva asentado en el Monte Xalo (Cerceda) desde el 1972. Cumple 80 dentro de poco -«Nunca tantos tiven, miña nena!», dice- pero se acuerda de muchos detalles de su infancia, como de que conoció a Fernández Flórez siendo un crío. «El escribía para os que sabían ler, pero había outro, ao que lle chamaban Eugenio de Carro, escribía para os que, coma min, pouca cousa sabían ler». Hai xente por todos lados / propaganda a granel / ofrecéndolle aos paisanos o que nunca van ver. / Sube a contribución / impostos de toda clase / esa é a protección que nos dan os charlatáns. / A xente perde o rumbo /non sabe nin que ha facer / vaise escangallar o mundo e pouca perda será del, recita de carrerilla.

También tararea un villancico en gallego que aprendió siendo niño, aunque procuraba expresarse en castellano en la escuela antes de que los maestros tomaran represalias. «Meus pais nunca me pegaron, pero os mestres... Tiñan unhas varas delgadas, pero firmes, que moito doían! En canto partían unha, xa tiñan outra de reposto».

«Perdino todo»

Durante algún tiempo Olegario tuvo, en sociedad, vacas de leche. Pero sus socios vendieron, él compró y las deudas acabaron por ahogarle. «Investín de máis, xoguei cos bancos, traballei para eles e fixéronse con todo canto eu tiven. Perdino todo e tiven que comezar a vida de novo, coas miñas ovelliñas, unha muller e dous fillos. Sufrín moito, pero agora cheguei a unha tranquilidade que non a cambio por nada do mundo».

Tiene, en la actualidad, alrededor de un millar de cabezas de ganado ovino y unas 29 hectáreas de terreno por el que pastan. Tras más de treinta años cuidando de ellas, les ha cogido un cariño especial. «Eu son ben falador. Agora que vou maior dedícome a comer, durmir e pasear as miñas ovelliñas. De vez en cando doulle unha visita ao médico de cabeceira para facer revisións. El dime que estou moi ben, pero xa vou tendo os meus anos, xa vin morrer a un lote de xente! Pero vaia, mentres vaiamos quedando... Máis vale un día neste mundo que séculos enteiros no outro!». Vitalidad no le falta, y menos aun si es para pasar tiempo con uno de sus nietos, que ha heredado su pasión por el mundo ovino.

«Unha masacre»

Ayer recogió temprano al ganado. En parte, por el mal tiempo; pero también le teme al lobo. Hace años, cuando todavía tenía a sus ovejas pastando en otros terrenos, vio desaparecer a medio centenar en una sola noche: «Foi unha verdadeira masacre. Unha manada de lobos levoume 48 ovellas e 2 mastíns. Aínda os estaban matando pola mañá, que me avisaron os veciños».

Dice que en el monte «xa non queda absolutamente nada». Todo se ha vuelto vegetación abandonada, caminos que se entremezclan y jóvenes propietarios que no conocen ni los lindes de sus propias tierras, en las que, últimamente, solo se ve eucalipto. «En Galicia estamos plantando un polvorín, e non nos damos conta. Deus nos libre dun misto con lume, porque aquí arde todo. Non hai moito que levei ao meu netiño a uns terreos nos que plantei eucalipto hai 17 anos. Por enriba da nosa cabeza, a uns 150 metros, pasou un corvo, e non baixou á terra en toda a serra. Non tiña a onde, nin a que. Todo está cuberto de vexetación e non queda nada de vida».

Cree que cada herbívoro «é un bombeiro no monte, unha desbrozadora. Alí por onde pasa o gando non hai vexetación que poida arder, e estas ovellas veñen consumindo uns 5.000 quilos ao día. Se houbera catro larcháns coma min, aquí arriba, no Monte Xalo, nunca habería lume».

«Fanme sentir novo»

De vez en cuando, por su explotación pasa gente joven con ganas de aprender. «Fanme sentir máis novo», dice. Uno de los últimos en compartir con él una temporada fue Javier, un chaval «ben espabilado» al que guio durante una temporada y con el que se encariñó especialmente: «O rapaz, cando se bota a andar, sabe a onde vai». Hace poco también acogió a una estudiante, aunque con ella tuvo un presentimiento diferente: «Sempre pensei que esa rapaza se dedicará a algo moito máis grande e importante que coidar ovellas».

Cree que la Administración debería posibilitar el asentamiento de los jóvenes en el rural, aunque no fuese necesariamente viviendo del agro. «O campo queda só e a rendibilidade é moi pequena. Non dá para nada».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«O lobo levoume 48 ovellas e dous mastíns nunha noite. Unha masacre»