Carballo / La Voz

Helena, la primera borrasca que llega a la Costa da Morte en el 2019, dejó su impronta. Por suerte, no hubo que lamentar daños personales y los materiales fueron de escasa cuantía, pero este fenómeno meteorológico adversos dejó cortes de luz, salidas de vía y riadas en algunos lugares.

En la madrugada de ayer, y doce horas antes de que emergencias activara la alerta roja por mar de fondo y olas de más de 8 metros en la costa, Helena ya provocó los primeros sustos, con decenas de rayos registrados, que provocaron cortes de luz en varios puntos de la zona. En Xornes y Buño, un relámpago caído sobre las tres y cuarto de la madrugada hizo saltar los diferenciales en varias viviendas y provocó algún que otro susto entre los vecinos, que a esa hora dormían.

Las tormentas dieron paso a las fuertes granizadas. En Cabovilaño y Bértoa, se registró una sobre las diez y veinte de la mañana, que se prolongó por espacio de cinco minutos. Un cielo completamente encapotado y los vehículos que transitaban por la AC-552 lo hacían a velocidades extremadamente bajas y con las luces encendidas. Sobre las seis de la mañana un turismo sufrió una salida de vía en la AC-432, en Tras do Ceán, Carantoña por culpa del granizo. Esa fue también la causa de otro accidente ocurrido sobre las cuatro y cuarto de la tarde de ayer en la AC-552, en Cabovilaño ( A Laracha). La ocupante de un Dacia Sandero resultó herida y fue trasladada a un centro hospitalario.

El otro protagonista de la jornada de ayer fue, sin duda, el viento, que derribó varios árboles en la Costa da Morte y dejó rachas que rondaron los 120-140 kilómetros entre Malpica y la zona de Fisterra.

Decenas de rayos cayeron en la Costa da Morte, provocando numerosos cortes de luz en varios puntos. Como sucedió en Xornes y Buño. A primera hora de la mañana de ayer se registró una intensa actividad eléctrica en Zas y Vimianzo.

Lo más destacado

Carballo. El Anllóns iba cargado, aunque no llegó a desbordarse en ningún tramo del casco urbano. En todo caso, los equipos de emergencias, en especial Protección Civil estuvieron pendientes de la evolución del río en los momentos críticos. También hubo que retirar un árbol que cayó a una carretera en Queo de Abaixo.

Vimianzo. A las 6.00 horas se produjo un accidente en Tras do Ceán por una intensa granizada registrada. La persona que viajaba en el turismo resultó ilesa. El personal de emergencias estuvo muy atento a las crecidas de los ríos Grande y Vimianzo.

Zas. Hubo desbordamientos en San Cremenzo de Pazos (ríos Sisto y O Freixo) y del cauce del Andragalla. También se vigiló el Río Grande a su paso por Baio, por riesgo de inundaciones.

Malpica. Protección Civil acordonó el acceso a las playas para evitar que los curiosos bajasen a los arenales.

A Laracha. Una mujer resultó herida en la AC-552, en Cabovilaño, debido a una salida de vía. Su coche se empotró contra un terraplén por culpa del granizo.

Camariñas. Los bomberos del parque de Cee tuvieron que retirar un enorme pino que se precipitó sobre un vial en Pións, y que no dejaba ni entrar ni salir a los residentes de varias viviendas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Helena deja su impronta en la comarca con cortes de luz, accidentes y riadas