El Bergan vive en sus propias carnes la cuesta de enero

Miguel Figueira asume, desde el banquillo, que deben mejorar varios aspectos


Carballo / La Voz

La imagen que ven a la derecha refleja la desesperación del Bergantiños en este mes de enero. Y más concretamente de Miguel Figueira, que en el último partido contra el Silva se desvivió en el banquillo dándole órdenes a sus jugadores para tratar de revertir ese 0 a 1 desde el primer minuto, que todavía fue a más en la recta final, y que los rojillos solo pudieron recortar con un penalti pitado in extremis (1-2). Cuarta jornada consecutiva sin ganar, segunda derrota en ese tramo de tiempo, la primera de la temporada sufrida en casa y, lo que es peor, segunda vez que dejan marchar la oportunidad de recuperar el liderato tras el Racing de Ferrol pinchar en los dos últimos encuentros. El Bergantiños atraviesa el peor momento de la campaña, luego de un inmejorable inicio, y el entrenador da la cara.

«O equipo estivo moi espeso con balón. Nas poucas ocasións das que dispuxemos non estivemos acertados. Creo que todos tivemos un día malo. O partido complicouse dende o inicio e isto reforzou o xogo defensivo do rival. O único que queda é asumir que se fixeron as cousas mal, e que as poucas que se intentaron, tampouco saíron adiante. E que hai que traballar máis», expresó ayer sobre el último choque contra el Silva.

Miguel Figueira atribuye la mala racha de resultados al «nivel de competitividade da Terceira División». Esto es, partidos que antes estaban igualados y que los carballeses eran capaces de resolver al final, ahora se desarrollan con gol encajado al principio. ¿El motivo? El técnico ve varios. Uno de ellos, que no están «activos neses primeiros minutos», aspecto que trabajará. Otro vinculante, que en esta segunda vuelta «todos os equipos apertan», ya no solo los de la zona alta, haciéndolo muchos con una plantilla «totalmente diferente ó primeiro período». Pero al que más atención presta, y que quiere mejorar desde ya, es «a confianza minguada dos xogadores» luego de no lograr los resultados propuestos. Esto dice no afectar a su condición física, pero sí a su juego que, según apunta, deben mejorar defensiva y ofensivamente. En el primer caso, encajando menos goles. En el segundo, dando más de sí y dejando de ser tan previsibles «a veces». Lo que sí deja claro es que eso es cuestión, primero, de entrenador, y luego, de jugadores.

Con el fin del mes de enero quiere dejar atrás la mala dinámica. Y trabajando con sus hombres confía en lograrlo el próximo domingo en O Carballiño contra el Arenteiro. Debe hacerlo ya para no descolgarse de los cuatro primeros puestos que dan acceso a disputar la liguilla de ascenso a Segunda B, su objetivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Bergan vive en sus propias carnes la cuesta de enero