Mariscadores de Camariñas siguen sin entenderse

Un grupo exige que  les den por escrito las instrucciones para participar en las vigilancias propuestas por la directiva


El entendimiento y la concordia siguen siendo palabras difíciles de pronunciar en el seno de la agrupación de mariscadores y, por extensión, en la cofradía de Camariñas, donde un grupo de descontentos, que según la dirección son una minoría, no acaba de comulgar con las decisiones adoptadas por el equipo que lidera el patrón mayor, Ramón Lema Romero. En estos momentos los principales caballos de batalla son la decisión de no ir a trabajar en estos días ?llevan parados desde finales de diciembre? y la manera de realizar las tareas de vigilancia, por parte de los propios mariscadores, ya que los vigilantes profesionales no cubren los fines de semana.

«Non nos negamos a vixiar, iso que quede claro, pero queremos que nolo dean por escrito, porque se nos pasa algo non estamos cubertos pola Seguridade Social e nin sequera sabemos que días, que horas e con quen temos que facer esas vixilancias», señala Amalia González, que le pone voz a ese sector crítico, que ha confeccionado un escrito dirigido al patrón mayor para entregarlo hoy firmado de manera individualizada. En el texto se reclama precisamente que se concreten esos aspectos: que se detallen las labores de vigilancia a realizar, los turnos y la forma de acceder a las playas designadas, porque, como señala González, hay gente que ni siquiera tiene coche para desplazarse y tampoco se les facilita un medio de transporte. La mariscadora asegura que fue decisión de la actual directiva que los vigilantes no cubran los fines de semana, cuando entienden que podrían hacerlo quitándole horas por la semana «porque non ten sentido vixiar unha praia coa marea chea».

Por otra parte, tampoco están de acuerdo con que ahora, que Noia ?la cofradía que, por dimensiones, determina el mercado de los bivalvos? está cerrada no aprovechen para ir a faenar, con el argumento de que el precio es bajo y resulta mejor guardar el productos para Semana Santa.

Lema Romero no contestó ayer al teléfono para explicar la postura oficial de la cofradía, aunque ya ha repetido de diferentes ocasiones en los últimos meses que las decisiones responden al sentir de la gran mayoría de la agrupación y que el puñado de críticos no asumen que perdieron en las elecciones y amplifican conflictos que no son tal.

Las razones cambian de bando

Los sectores enfrentados de la cofradía de Camariñas repiten argumentos casi calcados, pero en sentido contrario de cuando gobiernan a cuando lo hacen sus oponentes.

Mayo del 2017

Los vigilantes. El propio Lema Romero, hoy patrón mayor, era el secretario de la agrupación y lideraba un sector crítico que llegó a reunir 72 firmas para pedir que los vigilantes cumpliesen sus turnos de ocho de horas e incluso se les instalase una máquina de huellas para fichar. La entonces presidenta de los mariscadores, Estrella Lema, señalaba que a la intención de algunos respecto a los vigilantes era «controlalos para saber onde están».

Mayo del 2018

Al borde de las manos. El lunes 7 de mayo del año pasado se vivió el momento más tenso a cuenta de los días que se iba a faenar y los que no. De hecho, algunos profesionales llegaron al borde de las manos y tuvo que intervenir la Guardia Civil para que la cuestión no fuese a mayores. «Os mariscadores non se senten representados. Levamos dous anos loitando e isto vai a peor», declaraba en ese momento Lema.

Octubre del 2018

Elecciones. Un total de 15 de los 20 miembros de la junta general de la cofradía eligieron a Lema Romero como patrón mayor y, desde ese momento, las críticas cambiaron de bando, convirtiéndose él mismo en el blanco de unas quejas que antes protagonizaba.

Las buenas perspectivas de la campaña del erizo se consolida con precios altos 

La campaña del erizo en la Costa da Morte está siendo la mejor de los últimos años, debido a los altos precios. En la zona de Corcubión y Fisterra la temporada arrancó ya en noviembre y las primeras capturas consiguieron cotizaciones récord. Hasta los 9 euros llegaron los erizos en la rula fisterrana, un 33 % de subida con respecto al precio más elevado conseguido a lo largo del 2017 en la misma lonja.

El año pasado, el erizo alcanzó su máximo valor en los dos últimos meses. La apertura en enero de las concesiones de las cofradías que están más al norte no han supuesto una merma de las tasaciones a pesar de que hay mucho más producto en el mercado. En estos momentos, el precio medio del erizo es entre 1 y 1,5 euros por encima al de hace poco más de un año. En el 2017, el valor medio fue de 4 euros y alcanzó una cuantía máxima por kilo de 6 en Fisterra. El año pasado, sin embargo, en todas las lonjas se pagó a más de 5 euros de media que el importe mínimo más habitual.

En cuanto a cantidades, la campaña está yendo bien, aunque ayer fue un día de parón debido a las malas condiciones del mar. Las embarcaciones de Laxe y Corme, que comenzaron la campaña en su zona, empezaron ya a dirigirse al norte. El plan conjunto va desde Caión hasta Muxía.  

La única agrupación que prevé aumentar el número de permex para el percebe es la de Malpica 

El número de autorizaciones para la extracción de percebe en la Costa da Morte se mantiene prácticamente inalterable desde hace ya varias campañas. Los planes marisqueros para este año siguen la misma tónica de los últimos años y es la agrupación de Malpica la única de la zona que prevé la ampliación de permex.

La cofradía malpicana propuso a la Consellería do Mar sumar otras 5 embarcaciones a las 14 que ya trabajan en el área de la concesión. Así, a lo largo de este año habrá otras 10 habilitaciones, con lo que se llegará a las 40 para el sector de a flote. Lo que no cambia es el número de mariscadores de a pie, que siguen siendo 25. En esta agrupación, el máximo por percebeiro es de 6 kilos por jornada, salvo en la zona de verano de las Sisargas, cuando el tope llega hasta los 8.

Los bancos de percebe en la Costa da Morte son cada vez menos abundantes, pero la situación es difícil de conocer a través de las ventas en las lonjas, ya que la mayoría del crustáceo se comercializa en A Coruña. El año pasado solo pasaron por las rulas locales 14.890 kilos.  

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Mariscadores de Camariñas siguen sin entenderse