Figueira: «Non entramos ben ó partido, o equipo estivo incómodo»

Reacciones | Gilsanz: «O resultado premiou o noso esforzo e o noso xogo da segunda parte»


carballo / la voz

Las reacciones de los entrenadores al Alondras-Bergantiños (2-0) y al Porriño-Laracha (1-2)

«Non son un adestrador que poña escusas. O mal inicio do partido é culpa do corpo técnico que foi a Cangas e dos once xogadores que saíron titulares. Non hai outros motivos, nin as baixas. Porque, de feito, no resto do encontro fixemos un bo labor. O equipo que sacamos era competitivo e, os cambios, tamén». Así de contundente -y humilde también un rato- se mostró ayer el técnico del Bergantiños, Miguel Figueira, respecto a la derrota contra el Alondras, rival de la zona medio alta (2-0), que le costó el liderato. «Penso que non entramos ben ó partido e que o equipo non se sentiu cómodo», sentencia sobre la clave de la derrota.

El entrenador dividió los 90 minutos de duelo en tres partes muy diferenciadas: «Os 15 primeiros minutos foron moi malos pola nosa parte con perdas de balón continuas e contraataques deles mal defendidos. Eles, en cambio, foron moi superiores. Tiveron tres opcións claras de facer gol e cunha delas xa se adiantaron», comenzó relatando.

«Despois, a partir de aí ata o descanso, creo que igualamos o partido e competimos ben. Tivemos unha ocasión, cun remate de cabeza de Baleato, que sacaron entre os tres paus, e xa fomos o Bergantiños de sempre», comentó sobre el que sería el período intermedio.

«Na segunda parte, coa entrada de Ekedi e Granada, o equipo tivo o dominio do encontro, e tivemos ocasións moi claras como a de Cañi, que sacou o porteiro cun paradón.Pero cando estabamos envorcados e restaban pouco máis de 5 minutos para o final, veu o 2 a 0 nun contraataque que significou a fin do choque», sentenció.

Consecuencias

Esta derrota tuvo un significado mayor para los rojillos: dejar de ser líderes tras 13 jornadas consecutivas en la cabeza, y cederle el simbólico título de campeón de invierno al Racing de Ferrol. No obstante, el míster aseguró que no tuvo efectos colaterales: «Eu sigo igual de preocupado que antes. Si que é certo que o equipo non está igual de contento ó mirar a clasificación, pero tamén o é que non fomos superados por un rival menor senón por todo un Racing que leva oito vitorias seguidas». Miguel ya piensa en clave de futuro: «Isto o que ten que facer é darnos forzas e ganas para traballar aínda máis. Intentaremos recuperar ese posto ou, cando menos, seguir pelexando. A liga é moi larga. Cando temos que estar ben clasificados é na derradeira xornada. Todo o que vai no medio son tramos que hai que pasar», afirmó.

Algo que no va a cambiar esta derrota es la forma de pensar de Figueira. Tampoco, ahora, va a mirar de reojo al rival más inmediato en la tabla: «Ó final de liga terei que mirar, pero agora, non me preocupa que o Racing gañe, perda ou empate. Preocúpame que o Bergantiños faga os puntos necesarios para entrar na liguiña de ascenso e quedar campións». Lo único que espera el entrenador de Mazaricos es que el próximo fin de semana, en el campo del Choco -rival de la zona media- el equipo salga «mentalizado» y «mellor» que contra este domingo.

Gilsanz: «O resultado premiou o noso esforzo e o noso xogo da segunda parte»

Resultado y consecuencias distintas tuvo el Laracha este fin de semana: ganó a domicilio al último clasificado, el Porriño, aunque en apuros (1-2), y a la vez puso fin a una mala racha de 7 jornadas consecutivas sin ganar. «É un triunfo importante xa que os puntos son, á fin e ó cabo, os que nos dan esa tranquilidade para traballar cómodos», dijo ayer el técnico del conjunto rojiverde, Óscar Gilsanz, que no encontró motivos claros que justifiquen esas 7 semanas sin ganar: «O equipo, a nivel de rendemento xeral, non mudara moito en comparación a cando sumabamos tres puntos. A mala racha debeuse a que nesta categoría hai moita igualdade e, entón, exposte a que moitas veces os partidos caian do teu lado e, outras, do do rival».

Un sin sentido también fue el gol encajado en apenas dos minutos de juego: «Colliunos un pouco fríos porque foi un balón colgado á área sen aparente perigo ata que, de rexeite, fixo que foramos 1 a 0 nada máis comezar, contra un rival que estaba moi necesitado de puntos e que sabiamos que se ía aferrar a ese tanto para tratar de encontrar boas sensacións para o inicio da segunda volta». Pero lo cierto es que, tras una primera parte en la que los hombres de Gilsanz estuvieron bastante imprecisos y con muy poca profundidad, vino una segunda en la que fueron superiores, generando ocasiones de gol y sacando el partido adelante. Un resultado que premió su «esforzo» y su «xogo», concluye el entrenador, en lo que fue una remontada a domicilio, que se dice pronto.

Seguir creciendo

Los laracheses continúan novenos, aunque empatados a puntos ahora con el Somozas, octavo. Sobre qué espera el míster para la segunda vuelta, comentó: «Vintesete puntos para o primeiro período creo que é unha boa cifra. A nosa ilusión para o segundo é seguir nesa dinámica, sobre todo, de crecemento, competindo contra todos os rivais. Temos un equipo con moita xente moza que debe seguir medrando na competición».

Así es que el difícil partido a domicilio contra el Barco, tercer clasificado, del próximo fin de semana, lo ve como un «reto»: «Está facendo unha moi boa campaña, con xogadores de moito nivel. Pero iremos a Valdeorras con toda a intención de competirlle nun campo no que é difícil sacar puntos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Figueira: «Non entramos ben ó partido, o equipo estivo incómodo»