Laricar deja un reguero de afectados también por la pérdida de la garantía

Numerosos exempleados de la empresa reclaman salarios e indemnizaciones


Carballo / la voz

Lo realmente interesante de comprar un coche de segunda mano en Laricar era la garantía de dos años, que era completa en el primero incluso por desgaste de piezas. Eso es lo que marcaba la diferencia con el resto de competidores e hizo que la empresa fuera rápidamente conocida en toda Galicia. Los precios y las condiciones eran tan atractivos porque, según un exempleado, vendían prácticamente a pérdidas, con un margen extremadamente pequeño que difícilmente se podía sostener.

Ahora empiezan a aparecer damnificados por la pérdida de la garantía. Se trata de una buena cantidad de personas que tenían el compromiso de que se les realizarían arreglos en los coches adquiridos. Los abogados de la única socia de Laricar, Ana María Castiñeira, cifraron el número de afectados en unas 14 personas. Los que lo tienen más complicado son los cuatro que compraron su coche a finales de septiembre. La muerte del gerente, Gabriel Fernández, el 10 de octubre, hizo que se parara la actividad comercial y toda la trama salió a la luz.

El sistema era parecido a las estafas piramidales. Con los últimos clientes se pagaban los coches de los anteriores. Tras el atropello en Navia, cuyas circunstancias aún se investigan, la cadena quedó definitivamente rota.

También hay reclamaciones de extrabajadores a los que todavía les deben mucho dinero, entre 600 y 1.800 euros.

Subastas por Internet desde varias cuentas

Gabriel Fernández se abastecía de coches a través de la página de Internet Auto1.com, que es de subastas a nivel europeo y solo para profesionales. El problema es que hay un plazo máximo de dos semanas para abonar el coche elegido y la empresa Laricar en muchas ocasiones no tenía el dinero suficiente para poder pagar.

Según un exempleado, en varias ocasiones falsificaron recibos bancarios para demostrarse a Auto1.com que había pagado, pero que el dinero, se había extraviado de algún modo. No dio resultado siempre, por lo que Auto1.com dejó de tenerlo como cliente. Entonces crearon varias cuentas desde las que seguían operando y cuando se agotó el sistema contrató a dos ojeadores para que buscaran los coches en Alemania o en otros países europeos.

La empresa siempre estaba al filo, buscando nuevos clientes para poder mantenerse. A pesar de eso tenía muy buenas valoraciones. En verano, había llegado al 4,7 sobre 5 en Facebook, lo que hacía que hubiera muchos clientes.

La prueba de que toda la publicidad y las relaciones se realizaba a través de las redes sociales es que la mayor parte de los afectados son de fuera de Carballo.

En junio había en Laricar una flota de 20 vehículos, pero casi nada de dinero. A pesar de eso Gabriel Fernández no quiso deshacerse de los coches porque atraían nuevos clientes.

Según empleados, Gabriel Fernández había sufrido ludopatía, de la que estaba teóricamente recuperado, aunque la gestión de la empresa se parecía mucho a las apuestas.

Candidato de Podemos Arteixo

Gabriel Fernández, que falleció el 10 de octubre atropellado en Asturias, no solo tuvo varias empresas sino que además entró en política. Fue candidato de Podemos Arteixo, junto con uno de sus trabajadores, el que dio la cara cuando la trama se vino abajo ante los principales afectados, los que habían abonado 15.000 euros y no tienen ni dinero ni coche.

La empresa de furgonetas acabó cerrada y del bajo de una carpintería de Larín pasó a la nave de la avenida de Malpica, en Carballo, donde el negocio teóricamente despegó.

Al parecer tenía un crédito, pero tuvo que recurrir a prestamistas particulares casi desde el principio de su presencia en la capital de Bergantiños, el pasado mes de marzo.

Mantenía una deuda con la Seguridad Social que lo mantuvo lejos del circuito de los bancos. Además, hubo a lo largo de los meses que estuvo en Carballo muchos cambios de trabajadores, la mayor parte de los cuales reclaman dinero de sueldos e indemnizaciones en el juzgado. Tampoco pagó hasta el final el alquiler de la nave. Ahora sus deudas son de su pareja, a nombre de la que puso todo,

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Tags
Comentarios

Laricar deja un reguero de afectados también por la pérdida de la garantía