«O que se di na partida, queda na partida»

TARDES DE CARTAS Y DOMINÓ | El cura de Canduas es un buen jugador, pero un perdedor solo regular. Practica casi cada tarde con un grupo de amigos


Carballo / la voz

Las tardes del fin de semana en Canduas discurren entre cartas y fichas de dominó. En el bar se juega al tute, al subastado, a la escoba o al cinquillo. En tardes desapacibles hay cinco mesas ocupadas con jugadores muy concentrados. No hay apuestas, pero «le pones interés como si nos jugáramos una vaca», cuenta Isolina González Silvarredonda, que acude desde Baio. Ella empezó hace dos años, pero se las tiene que ver con compañeras que llevan en ello casi toda la vida, como Amable Pereira o Elena Varela, la propietaria del establecimiento.

Uno de los habituales es el párroco de Canduas y Borneiro, Antonio Méndez Farto, que con más de 60 años ministerio a sus espaldas es el más veterano de la zona en activo, además de excelente músico. También es muy buen jugador, aunque, según sus compañeros, no destaca por saber perder. De hecho, alguna vez se enfada por un mal juego y se extralimita un poco. Entonces aplica la máxima que se atribuye a Las Vegas, pero de andar por casa: «O que se di na partida, queda na partida».

Méndez Farto es el más veterano de los jugadores. Va camino de los 91, pero nadie lo diría. Es calculador y estratega cuando se trata de naipes o de fichas, pero también se deja enredar en las tertulias que durante el verano se trasladan a la noche y que en invierno son más bien de tarde. Los que acuden aseguran que se tratan todo tipo de temas, siempre que permitan seguir jugando.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

«O que se di na partida, queda na partida»