Los usuarios del bus metropolitano no han parado de crecer en tres años

La línea comarcal es una de las que mejor funcionan de la provincia


carballo / la voz

La implantación del transporte metropolitano entre Carballo y A Coruña (y viceversa) acaba de cumplir tres años de funcionamiento, y desde el primer día no ha parado de crecer. Los datos de trayectos entre uno y otro lado, que se resumen en un largo estadillo de cifras que maneja la Consellería de Infraestruturas, así lo atestiguan. Basten dos ejemplos. En el 2016, cuando ya se pudo computar el año al completo, entre Carballo y A Coruña se contabilizaron 85.591 desplazamientos con esta tarjeta. En el 2017 fueron ya 88.903. En el actual 2018, a falta de los datos de octubre, iban ya 77.132. Si se mantiene la misma media de usuarios, a final de diciembre se superarán los 100.000 desplazamientos, o al menos no estará muy lejos. En el caso inverso, entre A Coruña y Carballo, ocurre lo mismo, aunque los viajes no sean exactamente los mismos, pero la diferencia es escasa. En principio, a 31 de diciembre la barrera de los 100.000 también podría estar superada.

Lo mismo ocurre con los viajes urbanos por A Coruña, que van incluidos en el billete con un tiempo límite de uso. En el 2016 sumaron 23.978, y en el 2017, 35.323. A expensas de los datos del año actual, a finales de septiembre iban ya 26.952 contabilizados, por lo que de nuevo habrá un récord de usuarios. Obviamente, no todos los que usan la tarjeta continúan su viaje después en el bus urbano, aunque ya no están lejos de ser la mitad del total. De hecho, esta es una de las claves del éxito de esta opción metropolitana, pese a que seguramente la capital es el ahorro en las tarifas, que puede llegar al 50 % del total, en función del número de trayectos comprados.

El éxito carballés es aún mayor si se cotejan los datos que ofrece la Xunta de otros destinos, con sus respectivas áreas metropolitanas. Las cifras bergantiñanas son muy superiores a las registradas en Curtis, Ordes (los dos anteriores, con A Coruña), A Baña, Vila de Cruces, Parón, A Estrada (los anteriores, con origen y destino en Santiago, igual que una parte de Ordes), o Baleira (Lugo). Y, curiosamente, no en todos estos municipios el uso de la tarjeta ha ido a más.

«Se queres moverte pola Coruña dependes moito do bus urbano»

Los usuarios de la tarjeta metropolitana crecen cada día. La bióloga carballesa Iria Suárez Blanco acaba de hacerse una. «Fíxena porque vou a vivir na Coruña e paréceme indispensable. Para ir á Facultade todos os días sáeme máis rendible. E, se queres moverte pola Coruña, sobre todo no inverno, dependes moito do bus urbano, porque non hai onde aparcar. E se coincide que algún día teño que vir no traxecto Carballo-Coruña ou viceversa, é máis barato tamén», explica.

Las bonificaciones de la Tarxeta Xente Nova también han ido a más

Carballo está en la red de transporte metropolitano (al igual que Cerceda y A Laracha, y otros muchos concellos) desde hace tres años. No fue fácil, tras años de espera y no pocos retrasos. Pero finalmente vino todo junto, porque justo al año siguiente, casi en el inicio del otoño del 2016, la consellería que dirige la pontecesana Ethel Vázquez puso en marcha la Tarxeta Xente Nova, que como la metropolitana general se puede tramitar en las oficinas de Abanca. La gran diferencia es que en este caso los jóvenes menores de 19 años pueden realizar los desplazamientos a la ciudades, y los urbanos, de manera gratuita.

Con la lista de la Xunta en marcha, de nuevo los datos son de crecimiento constante. Si en el año de su puesta en marcha hubo 4.030 viajes de Carballo hasta A Coruña, en el 2017 ya fueron 14.136. A falta de tres meses para terminar el año, rozan los 9.000, fruto de los viajes de 695 jóvenes, que son los que tienen el alta del bono.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Los usuarios del bus metropolitano no han parado de crecer en tres años