Monitoras de cinco comedores de la zona trabajaron 3 días sin asegurar

Gescor las dio de baja el día 27 y la nueva empresa esperó hasta el 3 para inscribirlas en la Seguridad Social


carballo / la voz

Hoy son casi medio millar los escolares de la Costa da Morte que almorzarán en los comedores que dependen desde el 1 de octubre de la empresa Airas Cátering de Santiago, que sustituyó de urgencia a Gescor, tras la rescisión del contrato por parte de la Xunta a causa de las quejas por el servicio. La compañía salmantina prestó servicio hasta el 28 de septiembre, pero el día anterior ya dio de baja a las monitoras, una treintena en la Costa da Morte. Los compostelanos tomaron posesión del encargo realizado por la Consellería de Educación el 1 de octubre, pero no fue hasta el 3 cuando se subrogaron el personal y lo dieron de alta. Así, las trabajadoras, muchas de ellas madres de alumnos estuvieron tres jornadas atendiendo a los escolares, pero sin ningún tipo de cobertura.

Esa sería la cuestión más grave, porque en el caso de que se hubiera producido algún incidente, las mujeres estaban oficialmente trabajando por lo que, legalmente no deberían estar en el comedor. Tampoco es menor la cuestión de los días cotizados, que en este caso son cinco porque hubo un fin de semana por medio.

Gescor tenía que haberles mantenido el contrato hasta el día 30 y Airas Cátering haberlas inscrito con fecha del 1. Una de las afectadas se puso en contacto con un representante de la nueva empresa y este se comprometió a mantenerlas dos días más de alta cuando finalice la prestación, en compensación por las jornadas de este mes.

Además, Gescor debe el sueldo del mes pasado y algunas trabajadoras temen no cobrarlo, al menos al completo, como ocurrió en junio. Las deudas de la empresa salmantina se han ido acumulando, pero ha ido solucionando algunas. Al transportista cercedense que realiza el traslado de la comida desde A Silva hasta los colegios e instituto del lote tres le pagaron a mediados de junio, pero le deben el resto. Menos suerte ha tenido la panadera.

La oferta económica es lo que más puntúa

El contrato para los comedores de Carballo, Malpica y Cerceda data de mayo del 2017. El de la zona fue con otros 23 lotes que ganó la empresa Gescor. El acuerdo debía terminar a finales de junio de este año, pero la Xunta decidió dar una prórroga a la empresa, que se llevó también centros educativos de la provincia de Lugo. En esa licitación se adjudicaron 109 comedores.

Adjudicación. En la licitación, la cuestión que más influye es la baja económica. De hecho otorga 45 puntos y todas las demás cuestiones van en función de esa cifra. A pesar de eso, la situación es mejor porque en los contratos del año anterior, el 2016, la rebaja económica valía 50 puntos sobre 85. Además esta última vez se valoró el uso en los menús de productos lácteos de procedencia gallega. En el caso de Gescor, el precio de la licitación era de 261.244 euros, pero el servicio en los cinco colegios quedó fijado en 223.383 euros, una rebaja muy importante, de casi 40.000 euros.

Menús. También hay una mejora con respecto a los menús. En el anterior concurso se limitaban a valorar la menor utilización de alimentos fritos y empanados, sin establecer un máximo. En el últimos hay que poner verduras y hortalizas tres veces por semana, arroz o pasta, dos; legumbres, una; pescado, dos; carne, dos; fruta, cuatro, y postres lácteos, una. Como en la convocatoria del 2016, cuántos más menús diferentes, mejor. El máximo para puntuar son 20.

Implicación. En el decreto del 1 de agosto de 2013 sobre comedores escolares se establecía la necesidad de implicar en la gestión del servicio «as propias familias». El director del colegio de A Silva llegó a formar parte del proceso, pero desde el 2016, solo hay personal de la Administración.

Precio. En agosto del 2013, el decreto de comedores sitúa en 4,5 euros el precio que deben pagar los niños que no tienen rebaja por la renta de los padres. Sería el coste del servicio. En el pliego de condiciones de mayo del 2017 se establecía un máximo de 4 euros por alumno y día y la oferta realizada entonces por la empresa era de 3,42 euros por comensal.

Vigilantes. El lote de los 5 colegios de la zona establecía para los 341 alumnos que eran el curso pasado un mínimo de 18 vigilantes o monitores. La adjudicataria aumentó hasta 23, pero ahora hay más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Monitoras de cinco comedores de la zona trabajaron 3 días sin asegurar