La peligrosa carretera de Razo se cobra un nuevo y grave siniestro

Una mujer de Oza falleció tras impactar con una furgoneta en la entrada de la localidad

Una fallecida en un accidente en la carretera de Razo La víctima es una mujer de 51 años natural de Oza

CARBALLO / la voz

La carretera de Carballo a Razo se cobró ayer una nueva víctima, en este caso mortal. Es una vía de peligrosidad contrastada, con numerosas incidencias en los últimos años, y con intervenciones plenarias reclamando medidas para evitarlo, aunque apenas ha habido más que reforzar la señalización horizontal y vertical, especialmente en la travesía de Oza.

El incidente ocurrió en torno a las 11.00 en la entrada en esta parroquia costera, cerca del acceso a Nétoma, y justo antes de Arnados, a pocos metros de una conocida panadería. María José Fernández Varela, natural de la vecina parroquia de Oza, donde además trabajaba (casualmente, en otra panadería) perdía la vida tras impactar su coche, un Opel Corsa, contra una furgoneta Ford Transit propiedad de una tienda de surf. Sus dos ocupantes resultaron ilesas. La fallecida conducía un Opel Corsa en dirección a Razo que, por lo que parecía (la Guardia Civil e Tráfico investiga las causas), se fue hacia el carril contrario, por el que circulaba en sentido contrario la Transit. El Corsa sufrió los principales daños, y quedó justo al otro lado de la carretera, a pocos metros de un desnivel importante.

Sobre la situación de la carretera de Razo y la necesidad de mejoras se ha hablado en numerosas ocasiones, incluidos los plenos. En la política, ya desde los tiempos de Manuel Andrade en el tripartito, cuando proponía una alternativa a la actual vía. De todos modos, hay consenso en la necesidad de mejora, y el PXOM así lo prevé. En la circunvalación de Carballo que nunca se llegó a ejecutar, y que sigue pendiente en planos, se incluía un enlace con la vía. Tampoco hay que irse tan atrás en el tiempo. Hace poco más de dos meses, a finales de junio, en Carballo se celebró una sesión plenaria en la que el tema más debatido, con diferencia, fue una moción del PP para reclamar mejoras en la vía, que es de titularidad provincial. Los otros tres grupos quisieron hacer cambios en el texto, pero como no fueron aceptados, la moción fracasó. Y eso que todos los partidos están de acuerdo en que la actual vía es insuficiente y peligrosa. «A estrada mete medo», dijo la portavoz socialista. El edil popular Héctor García alertó de su peligrosidad incluso aunque se circule lentamente, además de recordar la elevada siniestralidad. Pero la Diputación no tiene capacidad económica para una nueva vía, ni se pueden poner fechas límites a las obras, como pedía el PP. Conclusión: de momento seguirá igual.

Carreras, muchas multas, y controles en marcha desde el año pasado

Además del peligro que supone el propio trazado de la vía y de los excesos de velocidad tan frecuentes (los pasos elevados y señales vistosas en Oza tratan de ponerle coto), otro riesgo al que se enfrentan los conductores son las carreras y trompos que se han producido con mucha frecuencia, sobre todo en la entrada de la localidad y proximidades. Tantas, que el Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico de la Guardia Civil, además de la Policía Local, trataron de ponerle coto este verano, dada la alarma social causada. Los operativos, con radares camuflados y agentes de paisano, dieron resultado, con varios jóvenes identificados. Además, en los controles se detectaron varios positivos en drogas y alcohol. Al margen de todo ello, se han incrementado la multas por exceso de velocidad, y de hecho es uno de los tramos viarios más vigilados del municipio.

El problema no es nuevo, ya que las alertas ya comenzaron en mayo del año pasado, con dispositivos de control ya operativos en el verano del 2017, que han continuado.

Una vía con seis velocidades, pero de limitaciones

Una de las peculiaridades de la carretera de Razo a Carballo es que tiene seis tipo de límites de velocidad diferentes, si se incluyen los anexos hacia Razo da Costa y hacia Lema, poco más de doce kilómetros en total. Desde el 20 máxima en unos tramos estrechos o donde hay deslumbramientos por el sol, hasta los 70 en determinados tramos con mayor visibilidad. En medio, señales con todo lo demás: a 30, 40, 50 y 60 de velocidad máxima.

Llegó la tragedia

La tragedia se ha consumado. Mucha gente lleva tiempo proclamando que la carretera de Razo es peligrosa. Son diez kilómetros hacia el paraíso de Carballo que, en ocasiones, se convierte en un infierno de calzada. A la sinuosidad, hay que añadir la cantidad de tráfico y las locuras y las infracciones de algunos usuarios. El caso de ayer parece distinto, pero con otro trazado igual no ocurriría. Está claro que es una vía que necesita cambios.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La peligrosa carretera de Razo se cobra un nuevo y grave siniestro