carballo / la voz

Agosto se va acabando y con él, ayer mismo, propuestas como las visitas teatralizadas a cargo de Os Quinquilláns en el castillo de Vimianzo y en las Torres do Allo. Los balances en ambas localizaciones -pero también en otras, como Cabana y Muxía- constatan que el patrimonio puesto en valor a través de diversas iniciativas (rutas, recreaciones, celebraciones...) gana cada vez más peso como atractivo turístico. Cabana, mismamente, ha hecho girar su programación de estío en torno al «patrimonio animado» y en la capital de Soneira hace tiempo que tratan de diferenciarse siendo meca del turismo cultural. «Conseguimos ter unha rede de animación do que é o noso patrimonio que non só nos pon no mapa como Costa da Morte, singularmente, senón que contamos a historia de Galicia dende este lado: falamos nobres, infantes e reis galegos, escritores, loitadores pola liberdade, momentos tan condicionantes que ocorreron aquí...», valoraba ayer el alcalde vimiancés, Manuel Antelo.

La penúltima visita teatralizada a la fortaleza -la última sería por la tarde- congregó a gran cantidad de público: «Cada ano vai en aumento e este verán foi espectacular». Visitas nocturnas, vidas como la de Evaristo Martelo, talleres o actuaciones musicales figuraron en el programa de estos dos meses, una línea que, con fiestas y conciertos, también han seguido con sumo éxito en Cabana, desde Dombate al castro A Cidá o Riobó. La acogida ha sido tremenda.

Félix Porto: «Máis que cantidade, o que se buscaba era unha reivindicación»

Concluyeron ayer en Moraime, con el Xantar do Infante Alfonso, dos días de actividad y mercado. No puede ser más buena la valoración que hace el alcalde muxián, Félix Porto. Las plazas para la comida estaban tasadas (360) y se agotaron absolutamente todas. No sobró nada de los 220 kilos de becerro asado y la propuesta del fin de semana, que aglutinaba desde artesanía a música tradicional y visitas teatralizadas, encandiló a muchos. «Para o xantar houbo que dicirlle a moita xente que non, e é unha pena», dice Porto, que sin duda habla de un objetivo cumplido. No se buscaba una cantidad determinada, matiza, sino «poñer en valor unha parte do noso patrimonio». Reivindicaban Moraime ante la Xunta, por su falta de respuesta, y la llamada ha surtido efecto, porque Cultura viene de anunciar una nueva cata en este entorno de enorme riqueza y valor arqueológico.

Noite en Canduas, con Frei Martín Sarmiento

Patrimonio no faltó en la «Noite en Canduas» programada por el Concello de Cabana para el pasado viernes. IagoEspasandín, con el apoyo de Tamara Lema, encarnó a Frei Martín Sarmiento e intervino para un nutrido grupo de personas ante la iglesia parroquial, punto de partida. ÁngelEiroa explicó el paso del estudioso por la zona, entre otras cuestiones, y, después, emprendieron una ruta divulgativa que los llevó a transitar por piedras mágicas, dólmenes y el propio Monte Castelo, donde observaron luna y estrellas con Antón Bouzas.

La despedida de Os Quinquilláns

Seguirán en septiembre en Moraime, pero Os Quinquilláns ofrecieron anteayer en Dombate y ayer en Vimianzo (imagen) y O Allo sus últimas visitas teatralizadas del verano. Desde Zas, el edil de Cultura, Manuel García Velo, señala que con tres años de representaciones ya es esta una actividad consolidada. En Vimianzo fueron pioneros con estas puestas en escena y en O Allo han seguido la línea de acercar la historia de forma alternativa. En general, todas las actividades en las Torres han resultado un éxito y eso se nota en el aumento de visitas.

Un viaje a la prehistoria a través de la cerámica, desde As Barreiras

En el programa patrimonial de Vimianzo, además de los dólmenes y petroglifos y, por supuesto, el castillo y los pazos, tuvo estos meses un especial protagonismo el Castro das Barreiras. Allí se llevó a cabo este pasado sábado un viaje a la prehistoria a través de la cerámica galaica, un obradoiro dirigido por la Fundación Terra Termarum que no solo llegó a cubrir las 25 plazas que garantizaban material, sino que también atrajo a un buen número de curiosos que quisieron presenciar la actividad. Entre ellos, los participantes en el campo de trabajo de O Couto, dirigido por el antropólogo Rafael Quintía. Traslada Adriana Ramos, técnica de Turismo, que los presentes manifestaron su satisfacción por una actividad de este tipo, diferente. La jornada comenzó con una breve visita al castro, en la que se presentó el sitio arqueológico, de propiedad municipal, y se relató lo que dio de sí la excavación a cargo de Tito Concheiro. Los restauradores de Terra Termarum mostraron Castrolandín como modelo de puesta en valor del patrimonio y de apuesta por la cerámica. Abordaron las piezas castrexas y, después, los participantes pudieron elaborar las suyas propias, un ejercicio que les permitió experimentar y llegar a entender a los galaicos de aquel tiempo. Usaron granos, troqueles o conchas. Hubo quien comparó la propuesta con la meditación, por la conexión con el pasado. Y habrá futuro, porque cada participante grabó su nombre en la correspondiente pieza. Serán cocidas en Cuntis.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El patrimonio puesto en valor se afianza como filón turístico en la Costa da Morte