Visto para sentencia el juicio contra un joven, investigado por violación

La acusación particular pide 5 años de prisión para el sospechoso, vecino de Carballo


Carballo, Cee / La Voz

El juicio contra un joven carballés, investigado por violación, quedó ayer visto para sentencia. En el Juzgado de Menores número 1 de A Coruña se celebró, en la mañana de ayer, la vista, que se prolongó por espacio de hora y media, contra un chico, que fue denunciado en la tarde del 12 de junio de 2017 por una menor, que tenía por aquel entonces 14 años, (estaba a punto de cumplir los 15) por una supuesta agresión sexual, perpetrada, presuntamente en un descampado próximo a la urbanización abandonada de Costa Nariga.

Ante la instructora de caso declararon tanto el sospechoso como la presunta víctima y la madre de esta. El investigado reconoció, según los allegados de la menor, que hubo «relaciones consentidas», pero negó de forma taxativa ante la jueza que hubiera agresión sexual. Por su parte, la acusación particular, llevada a cabo por el letrado Mario Páez, la menor y la propia progenitora sí entienden que hubo «violación».

Lo que sí ha quedado demostrado en este caso es que en la ropa interior de la menor se encontraron restos de semen, que coinciden «al 99,9 %» con el del investigado. La acusación particular llevó a la vista informes forenses y psiquiátricos, efectuados después de producirse estos supuestos hechos.

En las conclusiones finales, el fiscal mantiene para el investigado los 2 años de internamiento en un centro de menores, otros 2 de libertad vigilada y 4 de alejamiento. Por su parte, el abogado de la acusación particular, Mario Páez, pide cinco años de internamiento en régimen cerrado, en concreto en prisión porque el investigado tiene 18 años (en el momento de la denuncia, 17), otros 3 de libertad vigilada y 4 de orden de alejamiento y 6.000 euros de indemnización para su defendida.

«Estoy por unas peleas y no por un asesinato en Finisterre que ni me han investigado»

Dos de los testimonios escuchados ayer en la Audiencia Provincial de A Coruña, donde se juzga a Andrés Santos Domínguez por el asesinato de Idilio Liñeiro Marcote, cometido en Fisterra en diciembre del 2016, resultaron especialmente relevantes. En primer lugar una mujer que mantuvo una relación con el acusado en los meses posteriores al crimen puso de relieve como le sorprendió la cantidad de dinero que manejaba Santos. Además, un recluso de Teixeiro, con el que compartió presidio soltó un detalle más que llamativo, que, según dijo, le confesó el presunto asesino, cuando le preguntó a que se debía su encierro. «Me dijo: ‘Tiene cojones. Estoy por unas peleas y no estoy por un asesinato en Finisterre que ni me han investigado».

La mujer, por su parte, declaro que en ese tiempo de relación con el ahora acusado, le llamó especialmente la atención que dispusiese de tal cantidad de dinero. Cabe recordar que Santos Domínguez era más bien conocido por sus deudas que por manejar caudales, al menos hasta que se produjo la muerte y el robo en casa de Liñeiro. De hecho, era ella quien ejercía de intermediaria en la compra de droga para lo que, tal como testificó, el muxián, quien además le pagaba sus gastos, le daba 50 o 100 euros. Es más llegó a confesarle que tenía una cuenta con Suiza con más de 25.000 euros. «No presumía de eso, pero me lo dijo», declaró la testigo, que también dio cuenta de como se habían gastado más de 1.000 euros en el bingo en una sola noche.

Para la acusación particular no cabe duda que Santos es culpable, mientras que la defensa insiste en su inocencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Visto para sentencia el juicio contra un joven, investigado por violación