Los callos de Carnés ya no podrán llevarse para casa, y la noticia no gustó demasiado en la red

La Fagía ya solo podrá disfrutarse en el cerco, según apuntó la comisión organizadora en un comunicado a través de la red

.

«Dende a comisión de festas de San Cristovo de Carnés queremos informar que, a partir deste ano, os callos da Fagía só se poderán desfrutar dende as 8 da tarde na cerca». Así anunciaba la agrupación organizadora a través de sus canales sociales que, a partir de este año, ya no habrá más cacerolas llenas de callos que viajen hacia las casas de los vecinos: se degustarán, única y exclusivamente, en el espacio delimitado para la fiesta.

La noticia, como era de esperar, suscitó el más encendido de los debates, con argumentos que sostenían ambos bandos. Con 112 comentarios, 32 compartidos y 78 reacciones, la publicación de Facebook en la que anunciaron la decisión corría como la pólvora y ardía con los acalorados cruces dialécticos de defensores y detractores.

Y es que a muchos les sorprenderá, pero en Carnés ha sido siempre muy habitual que los callos de la Fagía no solo alimenten a los asistentes a la fiesta, que se celebra siempre por la tarde-noche, sino también a familias enteras que los iban a buscar a mediodía y se los llevaban en cacerolas para sus casas, algunos haciendo su donación pertinente, otros no tanto.

«Non é normal a cantidade de potazas que se cargaban para as casas», «Hai de quen os levaba para media semana», «El que quiera comerlos en casa, que los preparen ellos», «Estou de acordo coa comisión, eu xa sempre fun partidario desta medida dende hai moito tempo», decían algunos usuarios, en clara referencia a la merma económica que podía producir de cara al beneficio final.

Sin embargo, otros aludían a la «tradición» y a las «costumbres», señalando que no todos los vecinos pueden acercarse al cerco: «Estase tirando a tradición da festa», «¿E os vellos que non poden subir, os enfermos ou a xente de loito? Pasan sen os callos que xa pagaron xenerosamente cando pasou a comisión polas súas casas».

 Lo que pudo leerse en la red ayer...

  • «Creo que esta medida vai traer consecuencias»
  • «Normal [que o prohiban], hai de quen levaba callos para media semana»
  • «Nin unha cousa nin a outra. Penso que entre levar potas e potas para a casa e comelos soamente no cerco, hai outras opcións intermedias máis válidas»
  • «Miña avoa, por exemplo, non pode ir ao cerco e vexo ben que leve unha pota, pero non semellante animalada, como levan algúns»
  • «Hai xente que prefire non ir alí e quere comelos tranquilamente na casa. Se hai que dar un pouco máis, non pasa nada, pero se quitan estas pequenas cousas tamén quitan as aportacións»
  • «Para os velliños que non poidan subir xa os da comisión atoparán amaño. Un pouco de confianza, ¿non?»

Votación
3 votos
Comentarios

Los callos de Carnés ya no podrán llevarse para casa, y la noticia no gustó demasiado en la red