«Para la conservación no se pueden establecer políticas de imposición»

El especialista Pablo Ramil Rego, director del Instituto de Biodiversidade Agraria e Desenvolvemento Rural de la Universidade de Santiago, dice que los espacios protegidos son una oportunidad de negocio


carballo / la voz

Pablo Ramil Rego abrirá mañana las jornadas del GDR Costa da Morte sobre «Posta en valor do patrimonio natural e cultural». Es director del Instituto de Biodiversidade Agraria e Desenvolvemento Rural de la Universidade de Santiago y secretario del consejo científico del comité español del programa Hombre & Biosfera de la Unesco.

-¿Hablará sobre la riqueza natural de la zona?

-Hablaré de espacios protegidos en general, en un momento en que hay un problema, una crisis de pérdida de diversidad. En el contexto actual, las áreas protegidas tienen un valor colaborativo, un modelo de gestión en el que las comunidades rurales puedan aprovechar los recursos, organicen actividades... Depende de los modelos que se apliquen.

-¿Qué modelos son esos?

-Hay espacios más conocidos, como la Red Natura, que es un modelo vinculado a la conservación, pero para el que no se ha incidido en la promoción o las actividades sociales o económicas. Otro modelo es el de las reservas de la biosfera.

-¿Es posible compatibilizar la conservación y el aprovechamiento?

-Es posible y hay muchos y buenos ejemplos en los últimos años, como promoción de productos locales y vinculación del turismo. En zonas litorales se han realizado actuaciones ejemplares.

-¿De qué tipo?

-Paralelamente a lo que son los conceptos de conservación del medio ambiente como la flora, la fauna a los paisajes, hay también un desarrollo social y económico. Para la conservación no se pueden establecer políticas de imposición, que generan protestas y que no son aceptadas. Hay que ver modelos en el que los usos sean complementarios y la actuación bien entendida y deseada.

-¿Qué es antes el huevo o la gallina, un territorio peculiar o una comunidad que desean conservarlo?

-No hay una receta, hay que adaptarlo a cada territorio. No se puede seguir un modelo rígido sino que se adapte a un cambio y ver hacia dónde van esos cambios. Esa es la línea que ha marcado la Unión Europea.

-¿Por qué hay tan pocos espacios de este tipo en Galicia y ninguno en la Costa da Morte ?

-Quizá los políticos se han decantado por otros lugares. Son cosas históricas y sociales de difícil valoración. De todos modos, las oportunidades están ahí.

-De eso hablará usted, de oportunidades y retos.

-El reto en la conservación de determinados valores ambientales que se van a perder. La Costa da Morte tiene una diversidad que en un par de generaciones no digo que desaparezca, pero sí se degradará. Es un reto importante y una oportunidad poner en valor los recursos piscícolas y marisqueros, la biodiversidad y todo ello de manera racional, dando beneficios.

-¿Sería difícil aquí ?

-Cada espacio tiene sus problemas y depende de la zona será más fácil. La Costa da Morte no tendría muchas dificultades porque no hay presión urbana, tiene áreas bien conservadas y hay interés por parte de la administración local. No hay tampoco focos importantes de contaminación.

-¿Qué papel juega el turismo?

-Es otro factor, un elemento nuevo que hay que ser capaz de gestionar para que no se vea superada la capacidad del territorio no generando dificultades sino resolviéndolas, decidiendo donde es la mejor zona para los aparcamientos, cómo se harán las sendas... Todo tiene que hacerse con un poco de sentido.

-¿Es preciso que los concellos se unan?

-Sí, la unidad es fundamental para todo tipo de actuaciones, pero no solo de ayuntamientos, también de comunidades autónomas. Los programas europeos van en este sentido.

-¿Qué se pierde si se degrada un territorio?

-Oportunidad. Si lo valoramos en términos mercantilistas incluso capacidad de negocio, riqueza. Los turistas no vienen si no se les ofrece un producto de calidad. La Costa da Morte tiene un mar limpio, no lleno de plásticos como pasa en otros lugares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Para la conservación no se pueden establecer políticas de imposición»