Tatiana Rodríguez, gerente de Suministros Lar: «Son espectaculares, parecen fotos»

Juan Ventura Lado Alvela
j. V. LADO CEE / LA VOZ

CARBALLO

JORGE PARRI

Los faros protagonizan el concurso de murales de azulejo que se falla hoy

08 jun 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

La gerente de Suministro Lar, Tatiana Rodríguez Rodríguez, siempre se sorprende con la calidad de los trabajos del concurso de azulejos que organizan, ahora denominado Lar na Escola y que va por su octava edición, pero este año especialmente, «porque son espectaculares, parecen fotografías». Cada año cambian el formato «para salirse del cuadrado y el plano habitual al que estamos acostumbrados; así han tenido que adaptarse a una ola, una vela,... y este año a un cilindro, que, como el tema son los faros, escenifica un poco la luz del faro y, quizás por ese volumen, esa tridimensionalidad cogen otra perspectiva que los hace muchos más reales», explica.

Rodríguez, además de toda la parte logística y los materiales que aporta su empresa, está en contacto con los educadores de los centros participantes, que son pieza clave en todo este proyecto y no tiene más que experiencias positivas para contar. «Una vez hablando con la directora de APEM me decía que ellos hacen muchos proyectos y breves porque les cuesta mantener uno solo durante mucho tiempo. Este es prácticamente un curso escolar y los ve atentos, con ilusión de trabajar», señala la empresaria, que también da cuenta de los efectos en el plano más educativo. «Es una actividad muy interdisciplinar y depende mucho de la habilidad de cada profesor para aprovecharlo; por ejemplo, de cómo sea capaz de vincular materias que son troncales con esta tarea plástica. Los que participan todos los años ya lo tienen muy dominado y eso de llevar a la práctica conocimientos teóricos, les motiva e incluso sube la media de los estudiantes, porque contribuye a cohesionar el grupo. Por ejemplo, lo que puede parecer un rollo de matemáticas, que los chavales piensan que no les vale para nada, cambia cuando ven su aplicación práctica», resume.

La propia Rodríguez reconoce que su propia situación personal también le ha ayudado a ver el concurso de otra manera e implicarse incluso más. «Ahora que soy madre lo veo de otra manera. Es por saber que alguien que no tiene nada que ver contigo se preocupa por tus hijos y por abrirle espacios creativos diferentes, por cosas que le pueden ayudar en su vida personal y profesional», destaca.