Las fiestas cubren de papel muros, vallas y mobiliario urbano

Las ordenanzas de limpieza se incumplen más cuando llega el verano, Fin de Año y en campaña electoral

.

Carballo / la voz

El verano, el Fin de Año y las elecciones son las épocas más propicias para el incumplimiento de las ordenanzas municipales de limpieza y del código de circulación, que prohíbe los carteles para no distraer a los conductores.

En vallas y muros se amontonan varias capas de papel que en muchos casos terminan cayendo en la acera, por el propio peso de la celulosa mezclada con goma.

En teoría, la colocación de carteles solo se permite en los espacios acondicionados para ello. Es cierto que no son demasiados, pero ello no explica el motivo por el que colocar en fila una veintena de pasquines idénticos despertará el interés de los viandantes, teniendo en cuenta que están colocados en una zona donde se transita en coche y es casi imposible leer la información que aparece en los carteles.

Un clásico en la colocación de carteles son las marquesinas, pero también los contenedores y la señalización de tráfico. También cualquier valla de obra o de cierre.

Una posibilidad es utilizar las balas de paja para colocar carteles de fiestas, que después tendrían que retirarse. El problema de los pasquines es que una vez pasada la celebración el papel se mantiene hasta que se cae, se borra o el tapado, que es lo que sucede la mayor parte de las veces en la comarca.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Las fiestas cubren de papel muros, vallas y mobiliario urbano