Un palo más


Hay cosas que no tienen sentido. En media Europa venden como recurso turístico las actuaciones musicales en espacios como pubs, bares, cafeterías o restaurantes. Aquí hay cuatro quijotes y no reciben más que palos y el castigo inmisericorde de una ley hecha desde la distancia y sin tener en cuenta las condiciones de la gente. Una palada más de tierra a la promoción musical.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un palo más