La pasividad pública y el silencio de los profesionales deja vía libre a la piratería

TURISMO | Negocios ilegales, entes de conveniencia y abuso de las subvenciones suponen el día a día del sector en la zona


cee / la voz

Decía el padre del liberalismo conservador británico, Edmund Burke, que «lo único que necesita el mal para triunfar es que los hombres buenos no hagan nada» y eso es precisamente -permítase la licencia y sálvese el mesianismo- lo que ocurre con el maná turístico en la Costa da Morte. Este instrumento, tabla de salvación de una comarca entera frente al hundimiento de los sectores primarios, adolece de una serie de problemas graves, que dejan la cancha libre para la piratería ante la indolencia público y el silencio de los verdaderos profesionales.

La piratería

Negocios ilegales. La Guardia Civil hizo un esfuerzo más o menos serio en el 2013 con el cierre de nueve alojamientos irregulares en el Camino. Fue un golpe de efecto que quedó en nada, porque incluso esos mismos establecimientos siguieron, y algunos todavía siguen funcionando en las mismas condiciones. Por supuesto ni Turismo ni los concellos que tienen las competencias han movido un dedo de manera decidida, ni antes ni después, para que la situación se regularice. Como mucho responden a alguna denuncia puntal.

Liberales de subvención. La manera de la que se han canalizado los fondos europeos hacia el turismo, antes y después de Neria, daría para una tesis. Lo más esclarecedor está en el análisis de quién y cómo se perciben esas ayudas. Resulta llamativo ver cómo a algunos beneficiarios se les llena la boca de valores liberales, mientras basan sus negocios en la subvención o la concesión pública. Al margen de esto, de los negocios abiertos solo por la ayuda con el firme propósito inicial de venderlos en cuanto se cumpla el plazo y de los incumplimientos de las obligaciones de creación de empleo y de contratación de empresas locales, existen casos que bordean directamente el delito e incluso hacen crecer los temores a que algún día llegue una auditoría europea en serio. Lo resume un constructor de la zona que pide la reserva de su identidad: «Teño orzamentado e facturado obras por máis do dobre do que valen para xustificar e cobrar a subvención, e coma min, moitos».

Abusos

El peregrino como mercancía.

El auge de la Ruta ha dado lugar a lo que algunos profesionales definen como «asaltacamiños». Funciona en dos modalidades, la de los negocios de transporte más o menos legales -habría mucho que decir al respecto- que se apostan por medido del propietario, o incluso de algún miembro de la familia jubilado por enfermedad que tiene más tiempo libre, al pie del Camiño para captar la clientela, mediante el ofrecimiento del transporte de la mochila, de comida, alojamiento barato... Muchas veces con cierta dosis de engaño, la misma que en la otra variedad, el arrastre -incluso físico- ya en destino hacia los diferentes negocios.

Alojamientos patera. El concepto de albergue, apartamento o alojamiento barato es más flexible que los brazos del gigante que anunciaba hace años unos chicles. Caben sótanos sin ventilación, casas con la única ventana a un callejón, espacios que rozan el hacinamiento y casetas de obra.

Cartelería. Aunque el Camino tiene unas normas estrictas en cuanto a la cartelería por cuestiones de imagen y protección patrimonial, se siguen viendo en la ruta con total impunidad anuncios a tamaño cartel del Plan E de Zapatero; modificaciones de señalización oficial e invasión de todo tipo de espacios.

Furtivismo. La presencia en las cartas de restaurantes, incluso de algunos con etiqueta de muy selectos, de pescados y mariscos que en su vida conocerán lo que es una lonja, más que una excepción es la norma. Canalizan el grueso de las capturas del furtivismo.

Condiciones laborales. Aunque el panorama está cambiando mucho por necesidad, las jornadas interminables, los seguros inexistentes o por mucha menos horas de las realmente trabajadas también siguen a la orden del día, en la atención al público y, sobre todo, en tareas menos visibles como la cocina, la limpieza o la atención de las habitaciones.

Contexto

Como en todas partes. Estas prácticas ni se han inventado en la Costa da Morte ni son mucho menos exclusivas de la comarca. Basta, por ejemplo, pasarse por la calle del Franco de Santiago de Compostela, auténtica meca del turismo en la comunidad, para ver condiciones de trabajo, origen de productos y demás circunstancias que calcan los mismos vicios.

Esperanzas. Frente a todo esto hay una parte, probablemente muy mayoritaria del sector, que trabaja más o menos de acuerdo a las normas y se esfuerza porque la experiencia de su clientela le sirva para atraer más y que el Camino o la Costa da Morte se conviertan en un destino de calidad consolidado en el tiempo.

La proliferación de entidades no ha dado aún con la tecla de la organización real

Las asociaciones profesionales: APTCM, Solpor y particularmente la CMAT, por lo que tiene también de organización pública y garante del impulso del geodestino, están llamadas a marcar las pautas del desarrollo turístico comarcal.

De hecho, en cierta medida trabajan en ello, pero arrastran un lastre grande que les impide despegar, en forma de falta de credibilidad, de apoyos (cuando no boicots a sabiendas) y sobre de visibilización como instrumentos en procura del interés general, en lugar de la concepción que tienen para muchos profesionales como grupos de defensa de los intereses personales de unos pocos en los que los demás ejercen como comparsas.

Resultados no vistos

Los sueldos astronómicos de antaño para ejecutar proyectos de cientos de miles de euros cuyos resultados nunca se vieron o la necesidad de cuadrar a calzador cuentas con agujeros pesan como una losa importante. Igual que pesan las implicaciones políticas, porque parte de estos instrumentos nacieron como contrapeso a la omnipotente Neria, que por más transversalidad que lograse en algunos momentos nunca dejó de percibirse, y así quedó demostrado claramente en sus estertores, como una criatura del PSOE.

De ahí que el apoyo decidido del PP a los nuevos colectivos, sumado a la puntilla a Neria, particularmente desde la Deputación, en lugar de procurarle un más que necesario respaldo gubernamental, haya servido para alimentar los recelos desde las bancadas opositoras. Solo así se explica el remoloneo durante muchos meses de concellos solventes para abonar unas cuotas irrisorias respecto a lo que supone un presupuesto municipal. Circunstancia que se une a la reticencia congénita de algunos alcaldes a poner dinero y capacidad de decisión en un instrumento que no pueden tener sobre su control directo.

Necesarias

Con todo estas organizaciones son vitales para la comarca. En algunos casos tienen trabajando en ellas a auténticos profesionales, que sí cuentan con una visión dirigida al bien colectivo y que tratan de anteponerse a todas las trabas descritas.

De que triunfen sus posicionamientos y métodos sobre los de la gran cantidad de enemigos a los que se enfrentan dependerá el éxito o el fracaso.

«Non pode ter cabida todo, para coller un coche fai falta o carné»

verónica couto/ j. v. l.

O hostaleiro, un dos impulsores da nova Asociación Sector Turístico Finisterre, cre que só desde a legalidade se pode aspirar á calidade e a defender a marca Fisterra

O hosteleiro Angel Manuel Rivas Santamaría, do Mar de Ardora, é un dos impulsores da Asociación Sector Turístico Finisterre, que aínda está nacendo, pero xa conseguiu pór o dedo na chaga dos negocios ilegais.

-¿Como e por que nace?

-Nace das inquedanzas dun grupo de empresarios. Hai dous anos o Concello creou unha ferramenta que é bastante útil para consultar co sector as acción a seguir, que é o Consello de Turismo, pero ten un percorrido moi corto porque non podemos unificarnos, facer participacións, actividades, porque non é a canle que está prevista. Por iso decidimos xuntarnos para defender un pouquiño o que é o destino Fisterra dentro de CMAT, ou dentro de APTCM ou Solpor, e tamén para mirar os problemas que temos o sector turístico en Fisterra e representarnos ante as entidades que se dedican a promover o turismo dentro do no noso ámbito.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La pasividad pública y el silencio de los profesionales deja vía libre a la piratería