«Las historias son tremendas. Cada refugiado es un rostro y nombre»

Patricia Calveiro Iglesias
Patricia calveiro SANTIAGO / LA VOZ

CARBALLO

La cooperante Cruz García, enfermera diplomada en la USC, acaba de regresar de Bangladésh, donde atendió a los huidos rohingyas

19 abr 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Pasó los últimos tres meses en Bangladésh. Volvió en marzo a Galicia y asegura que «llega tu cuerpo, pero no tu cabeza». Cruz García, cooperante de Médicos Sin Fronteras (MSF) sigue, tres semanas después, con el corazón a miles kilómetros y en contacto con los compañeros que dejó en los campos de refugiados rohingyas en los que trabajó, pendiente de cómo evoluciona la situación y con el peso moral de explicar al mundo lo que allí sucede.

«Antes de irnos, los propios bengalíes y los rohingyas nos decían: ‘Por favor, que el mundo no se olvide de que estamos aquí’», cuenta esta gallega de 38 años, nacida en Moraña y afincada actualmente en Pontevedra. En Bangladésh, la enfermera se encargaba de coordinar y organizar los equipos médicos en el distrito sur de Cox’s Bazar. Lo hizo en tres puntos calientes: el campo de refugiados de Unchiprang, en el que viven 23.000 refugiados; en el de Nayapara, que se ha quedado pequeño (en el recinto hay 25.000 personas pero, a su alrededor, se han asentado el triple); y en un punto de entrada al país, en Sabrang, por donde cruzan el río en busca de una vida mejor. Porque, destaca Cruz, todavía «continúan llegando refugiados» que huyen de la violencia extrema de Myanmar, aunque ya no sea un tema de moda en los medios, y «su situación no ha mejorado», incide.

Para recordar que la crisis sigue existiendo, la ex estudiante de la Universidade de Santiago volverá hoy a la capital gallega para hablar de la situación de los cientos de miles de rohingyas que malviven con unas condiciones precarias. Lo hará en una charla que tendrá lugar a las 20.00 horas en la Facultade de Filosofía.