Toca que los políticos se mojen y cumplan con las directrices


El acuerdo entre la FEMP y el Gobierno central en cuanto a la aplicación de los coeficientes correctores en la edad de jubilación para las policías locales, nos dio aliento, satisfacción y reconocimiento al trabajo prestado por todos los cuerpos de España. Lo veníamos solicitando y planteando a través de los distintos sindicatos con representación desde hace varios años, indicando que la mayoría de profesionales, a partir de los 60 años, no tienen las facultades psicofísicas aptas y necesarias para desempeñar todas las competencias otorgadas por la legislación vigente.

Este real decreto será de aplicación a todos los funcionarios de carrera incluidos en el régimen general de la Seguridad Social, integrantes de la policía local al servicio de las Administraciones municipales, en sus diferentes escalas, categorías o especialidades. Se aplicará la reducción sobre la edad ordinaria de jubilación, que va aumentando hasta los 67 años.

Pero una vez que este real decreto está bastante avanzado -después de la exposición pública y las alegaciones presentadas-, parece que se vuelve en contra de los agentes. Hay otros colectivos que se suben, o quieren subirse, al mismo carro, solicitando los mismos coeficientes reductores para la jubilación anticipada. Sin embargo, no creo que nadie escuchara nunca a ningún policía local solicitar poder trabajar en la Administración pública y en la empresa privada al mismo tiempo, o cotizar por un porcentaje más bajo. Simplemente intentamos pedir lo que consideramos mejor para nosotros y el resto de la ciudadanía.

Al inicio de las conversaciones entre sindicatos y gobiernos, nosotros alertamos de la posible merma en cuanto a la prestación de los servicios en materia de seguridad ciudadana y tráfico. Es el momento de que los políticos cumplan las directrices europeas, leyes estatales y las autonómicas. Siendo ellos mismos los legisladores, no quieren que se cumplan, y miran hacia otro lado. Y me refiero al Gobierno central, el autonómico y los concellos. Queremos que se cubran todas las plazas de empleo público y que no se amorticen los puestos por jubilación anticipada. Los ayuntamientos deben aumentar las plazas para ofrecer una mejor y mayor cobertura a las necesidades de los vecinos.

La responsabilidad de que los ayuntamientos pequeños, sean todavía más pequeños, no es otra que de los políticos que nos representan. En el caso de la Costa da Morte las plantillas son todas pequeñas, con la excepción de dos. La mayoría tiran con uno, dos, tres o cuatro agentes y algún auxiliar. En algún ayuntamiento, el servicio policial se está desmoronando por las comisiones de servicio en favor de plantillas más grandes y en municipios de mayor población censada.

Los gobiernos locales, sean del signo político que sean, deberían planificar con antelación las proyecciones de posibles jubilaciones y compensarlas con más oferta pública con vistas a mantener la operatividad de las plantillas, siendo una manera de que los jóvenes puedan acceder al empleo público.

De forma paralela, cubrir una plaza de policía local lleva más de un año, entre las diferentes pruebas y los meses en la Academia Galega de Seguridade Pública. Todos tenemos la obligación y deberíamos tener el interés en que no haya discriminaciones entre vecinos de las ciudades con los que habitan en el rural. La calidad de vida y familiar depende de ello.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Toca que los políticos se mojen y cumplan con las directrices