El Oncológico estrena alta tecnología para ver, seguir y tratar el cáncer

El Sergas invierte 1,2 millones en el primer PET-TAC de la sanidad pública en el área norte, un aparato que combina imágenes anatómicas y de actividad tumoral

.

a coruña / la voz

El Centro Oncológico de Galicia, al que acuden numerosos pacientes procedentes de concellos de la Costa da Morte, presentó ayer el primer PET-TAC híbrido de la sanidad pública para el área norte de Galicia. Se trata de un equipamiento de alta tecnología, en el que el Sergas ha invertido 1,2 millones de euros, y que aporta a los clínicos la posibilidad de contar con una imagen combinada que ofrece «no solo información morfológica del tumor, sino también funcional», explicó la médica nuclear Sofía Rodríguez Martínez de Llano. En un único estudio, el aparato no solo recoge datos anatómicos, localizando con precisión la ubicación y tamaño de tumores más pequeños o de sus metástasis, sino que ofrece también información sobre la actividad molecular y celular del cáncer. «La importancia de la imagen híbrida -añadió- es que podemos visualizar alteraciones metabólicas antes de que se produzcan cambios anatómicos», lo que no solo anticipa la posibilidad de actuar, sino también de tomar decisiones sobre el manejo terapéutico. El seguimiento de la evolución del cáncer, para comprobar si un tratamiento provoca el efecto esperado o es mejor cambiarlo, es otra de las aplicaciones de la nueva tecnología, que, además, acorta el tiempo necesario para realizar la prueba, lo que incrementa el número de pacientes que pueden ser explorados.

«Estamos muy contentos, llevábamos tiempo esperándolo», explicaba la especialista antes de subrayar la importancia de contar con este tipo de tecnología en la sanidad pública, ya que hasta el momento los pacientes se derivaban en su mayoría a un centro concertado, en concreto el Hospital Modelo, o bien debían desplazarse al hospital de Santiago para someterse a esta prueba.

También para las demencias

El nuevo equipamiento, a disposición de pacientes de A Coruña, Ferrol e incluso Lugo, podrá además utilizarse para otras patologías, ya que tiene utilidad en estudios neurológicos, sospechas de demencia o alzhéimer y también en procesos infecciosos complejos o patologías de origen desconocido. «Ningún paciente del área coruñesa va a tener que salir fuera para beneficiarse de este avance», recalcó Luis Verde, gerente del Chuac.

«Es un salto cualitativo muy importante»

Entró en el Centro Oncológico para hacer la especialidad en 1983 y ya no se fue. Desde el 2009 Manuel Ramos (A Coruña, 1958) es el gerente de un hospital benéfico-privado en el que antes ocupó la jefatura del servicio de oncología y después la dirección médica.

-¿Qué supone un PET-TAC?

-Estamos muy contentos, porque completa nuestro servicio de medicina nuclear con tecnología de última generación. Para los pacientes con cáncer, pero también para pacientes no oncológicos. Es, sin duda, un salto cualitativo muy importante. Y un paso en la renovación tecnológica del centro, que acaba de cambiar el segundo de sus tres aceleradores lineales.

-¿Para un diagnóstico precoz?

-No tanto eso como para el diagnóstico de cánceres dudosos. Cuando tenemos una sospecha analítica o clínica, da información clave para confirmar o descartar si es o no maligno. Y después es muy importante para el seguimiento terapéutico, saber si un tratamiento es efectivo o no, para localizar metástasis... Ayuda en todas las facetas del diagnóstico y del tratamiento y, por lo tanto, facilita que se pueda mejorar el pronóstico de la enfermedad. Tiene indicaciones para determinados cánceres y determinadas situaciones.

-¿Cuáles?

-Sobre todo de pulmón, digestivos, metástasis hepáticas, de próstata... Las indicaciones se irán ampliando, sin duda, porque el avance es continuado.

-¿Qué capacidad tiene?

-Inicialmente se estima que se explorarán entre 1.500 y 2.000 pacientes al año. Todo va a depender de las solicitudes. Por el momento funciona en turno de mañana, pero puede ampliarse.

Votación
4 votos
Comentarios

El Oncológico estrena alta tecnología para ver, seguir y tratar el cáncer