«No entiendo por qué demonios Eduardo Pondal eligió los versos de Queixumes dos pinos»

Jaime Valdés Parga: «Después de pasarse escribiendo toda la vida, nadie sabe quien era», dice sobre el autor del Himno de Galicia


Carballo / La voz

Jaime Valdés Parga (Santiago, 1926) resulta algo desconcertante. Tiene un sentido del humor inglés y retranqueiro al mismo tiempo. Desde la atalaya de sus casi 92 años, que cumplirá el enero, no tiene problema para decir lo que piensa y callar lo que le interesa. Está, como casi todos los fines de semana, en la casa en la que nació Pondal. De lunes a viernes vive en A Coruña, donde fue inspector de buques y participa en una tertulia, en un café de la calle Picavia. «Pasamos todos de los 80 y tantos. Hay uno de 103, pero ya no va porque está sordo y dice que para qué. También hay una señora, la viuda de uno de los tertulianos. Si además de perder el marido, hubiera perdido una manera de entender la vida también...», explica.

-¿Le ha pesado el legado de Pondal?

-No me suena bien esa palabra.

-Pues, la herencia...

-Tampoco me suena bien.

-¿Cómo lo definiría pues?

-Los que vengan detrás que arreen.

-¿Su vida hubiera sido distinta?

-Probablemente muy distinta.

-¿Hubiera querido cambiarla?

-Tiempo tuve de cambiar las cosas. Si no lo hice fue por vaguería, siempre he sido vago.

-Pondal era nacionalista, regionalista..?

-Hasta regionalista llegamos. Él nacionalista no era. Él mismo dice que no lo era, y se lo puedo mostrar por escrito.

-¿Que pensaría de lo que está pasando con Cataluña?

-Siempre ha habido gente loca, pero no es de ahora.

-¿Le preocuparía?

-Quizá, pero estaba mucho más lejos. Ahora cada día está todo más cerca y creo que eso no es bueno.

-¿Por qué?

-Más lejos ves las cosas mejor.

-Tiene usted parientes importantes.

-No eran tan importantes.

-Es el heredero del autor del Himno gallego.

-No sé por qué demonio eligió ese poema, los versos de Queixumes dos pinos. No lo entiendo. ¿No tendría versos mucho más bonitos que esos? No me gustan nada. Tiene cosas muchos más sonantes para un himno. Yo creo que lo hizo para fastidiar al músico.

-¿Cree que su nieto mantendrá vivo el legado de Pondal?

-No lo creo. Él está viniendo continuamente por aquí, tiene sus amigos y sus cosas, pero realmente yo tampoco le digo nada porque no tengo ganas de molestar y meterlo en un lío de esos. Si le cae encima, pues le cae.

-¿Cree que Pondal le caería bien?

-No, creo que no. Sinceramente creo que no.

-¿Qué clase de hombre cree que era?

-Habría que preguntárselo a él, que no lo supo decir nunca. A estas alturas, después de pasarse escribiendo toda la vida, nadie sabe quien era.

-No parece que tuviera demasiada relación con la gente.

-No, era demasiado presumido, a la manera moderna. Muy preocupado de ser él.

-¿A qué aspira usted?

-A llegar a mañana.

-Estos días soleados animan.

-Sí, prefiero llegar con buen tiempo, pero hace falta agua.

-¿Qué le entretiene?

-Me gusta leer, sobre todo libros de Historia. Todo lo que no pasó está ahí.

-¿Cual prefiere?

-La de Galicia, en la historia de Galicia se ha metido tan poca gente que hasta se puede creer que pasó.

-¿Y el fútbol?

-Me gustaba cuando jugaba. Ahora se hace lo que diga el entrenador. Antes cada uno jugaba lo suyo y si protestabas mucho te echaban el equipo, hasta ahí se podía llegar.

-¿Es seguidor de algún equipo?

-El que tengo más cerca es el Deportivo y soy de ese. Lo malo del fútbol es que se habla demasiado de él.

-¿Cómo es su relación con los estudiosos de Pondal, con Manuel Ferreiro, por ejemplo?

-Nos llevábamos la contraria, que es lo importante. Es un gran amigo y si puedo corregirle algo se lo corrijo, no me callo. Le ayudo siempre que puedo.

-¿Qué lee ahora?

-Una historia de Galicia y todo lo que me cae en la mano, es difícil que lo deje marchar. Una novela, incluso también me gusta, el caso es pasar el rato.

-¿Hay alguna buena Historia de Galicia?

-No.

-¿Pendiente de escribir?

-Es posible, pero para eso tenía que nacer un gallego y encontrar uno que quiera escribirla no es nada fácil.

-¿Por qué tiene que ser gallego?

-Tiene que conocer Galicia, saber cómo somos y no dejarse engañar. Galicia está muy lejos de la gente. Te escriben lo poco que influyó Castilla en Galicia, por ejemplo, es lo que te cuentan. Y menos mal porque si llega a influir no queda nada. Es un rinconcito que tiene ahí la península ibérica y encima se le quitó el cacho de abajo. Los españoles no saben nada de lo que pasa en Portugal, los castellanos son así. Pero qué hubiera sido de Castilla sin los gallegos. No hubieran hecho nada en absoluto.

-¿Qué etapa ha sido mejor explicada? ¿Tal vez la guerra civil?

-He leído bastante. Hay mucha gente que se ha dedicado a escribir. La guerra es muy antigua en España, antiquísima.

-Pero se habla de ella casi todos los días.

-Si no se acabaría. Por lo menos la tenemos ahí, a punto, para echarle la mano.

-¿Se ha portado bien Galicia y sus instituciones con la memoria de Pondal?

-No les preocupa. Algunos saben el nombre, pero de lo que haya hecho son muy pocos los que sepan algo. Muy poca gente ha leído su obra. Han oído hablar, han leído un cacho de no se qué, pero no saben quién era Pondal ni como escritor ni como persona.

-¿Qué le parece el Simposio Pondaliano?

-Lo pasan bien.

-Manuel Ferreiro viene todos los años.

-Lo pasa bien. Nadie le obliga.

-Y acuden maestros para enseñar a los alumnos.

-A ver si se lo meten a la gente en la cabeza. Eso es lo que creen. Van a enseñarles cuatro cosas.

-Vivimos en mundo muy superficial, que va muy rápido. ¿Podemos hacerlo mejor?

-No lo intentamos. Para que las cosas lleguen bien hay que intentarlo. No basta con que te manden al colegio, es fundamental de que tú te des cuenta de por qué. La mayor parte se muere sin saber por qué demonios fue al colegio. La cultura hay que tomarla con cariño sino no la vivirás. Sabrás unos versos o conocerás unas novelas, pero no formarás parte de la cultura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

«No entiendo por qué demonios Eduardo Pondal eligió los versos de Queixumes dos pinos»