«Fomos dous matrimonios na parte de atrás do coche ata París»


Paquita Antelo Pazos recuerda con viveza cómo tuvo que «coller a maletiña e ir a onde se ganaban uns cartiños». Lo hizo desde Berdoias, primero con destino a Francia y luego a Canadá, un país para el que solo tiene buenas palabras. «Fomos dous matrimonios na parte de atrás do coche ata París. Diante ía a señora de Caamaño, o famoso fotógrafo, co chofer, que se guiaba pola Torre Eiffel. Chegamos á casa de meus cuñados e miña cuñada díxome: «nolos tres dormimos na cama e Antonio [su marido] pois terá que durmir nunha cadeira ou como sexa», relató la mujer, con unas palabras de casi permitían respirar la incertidumbre y la inseguridad que pudo sentir en ese momento.

Tras solo tres meses de noviazgo, con 17 años, contrajo matrimonio «porque era menor e non podía saír». Durante su periplo por el mundo, que le hizo recalar en Canadá, en casa quedaban otros cinco hermanos, sus dos hijas, una tía, otra nieta... y lo de mandar dinero era algo que ni se cuestionaba. «Un soldo [el de su marido, torneiro fresador] quedaba alá e o outro viña para aquí», explica. Ni siquiera los regresos eran fáciles porque «imaxina vir de París ou de Montreal para un aldea de Berdoias na que non tiñamos nin teléfono, nin coche. Moito teño chorado», reconoció Paquita, que emociona con sus palabras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Fomos dous matrimonios na parte de atrás do coche ata París»