Marela, Pastora y Roxa mandan en los nombres de las vacas

Menos habituales son otros, como la Panorama, que está en Muxía, donde también habita Setemeses. Chenoa está en Dumbría


Hace ya mucho que la tradición de dar nombre a las vacas se fue perdiendo. La ganadería actual, más industrial, no tiene nada que ver con la de antaño. Las vacas de leche apenas se beneficiaron de esta moda, y las de carne fueron desapareciendo o a menos. Sin embargo, aún quedan. La Asociación Nacional de Criadores de Gando Vacún Selecto de Raza Rubia Galega (Acruga) tiene un estricto control de la onomástica. Y ni siquiera en todas ellas se mantienen los nombres: basta ver los listados para comprobar que un buen número se rige solamente por el crotal.

Entre las bautizadas, los clásicos conservan su espacio. Marela, por ejemplo, hay 15 en la comarca. Obviamente, la cifra real es muy superior si se tienen en cuenta las pequeñas explotaciones domésticas que sobreviven con una o dos reses, sobre todo por costumbre, pero estas no aparecen en esos registros oficiales de rubias. Las Roxa son también 15, si se incluyen las que se anotaron como Rosa. Blanca hay 12, y casi todas estén en Muxía, idéntica cantidad que Gallarda, cuya mayoría también se produce en este municipio. No es extraño: aquí se concentra la principal producción de carne de ternera.

Otro nombre histórico es Pastora, con 14 ejemplares censados, algunos con extensiones, como las cinco que hay en Malpica: Pastora, Pastora Filla, Pastora Gemela, Pastora I y Pastora Neta.

Nombres curiosos, adjetivos muchas veces, hay bastantes. No es raro ver Guapa, o Linda (son numerosas), Gallarda, Mona, Presumía, Mimosa... También Maravilla, Marquesa, Esmeralda... En este sentido, nombres de mujer (Sofía, Fátima, Rita, Bárbara, Alba, Carolina, Margarita...) son de lo más común. Por supuesto, no falta alguna Leticia. O Letizia. En Coristanco hay una de cada.

Menos habituales son otros, como la Panorama, que está en Muxía, donde también habita Setemeses. Chenoa está en Dumbría. Cubana, en Malpica. Águila, Chentolina y Luguesiña, en Zas. Avellaneda y Bellota, en A Laracha. Las Pantoja ya no sorprenden. Para no repetir, en Coristanco está la Pantoja II. Macoqui se encuentra en Cabana, lo mismo que Mamarruchi. En Laxe hay una Preguiceira, y también una Laxeira. De vez en cuanto aparece alguna con apelativos de antiguo, como la Feiranta o la Torina. Las filiaciones no son infrecuentes, como Corcoesta Filla, en Malpica. Términos raros hay unos cuantos, como Zierde, en Malpica.

Votación
0 votos

Marela, Pastora y Roxa mandan en los nombres de las vacas