Las 16 visitas imprescindibles en la Semana Santa de la Costa da Morte

Guía de los rincones ineludibles, concello a concello

.

Carballo / La Voz

Hay muchos rincones de la Costa da Morte que merecen ser visitados esta Semana Santa. Estos son algunos de ellos, concello a concello. 

Cabana. Además del dolmen de Dombate, la vista de la desembocadura del Anllóns o el castro A Cidá de Borneiro son lugares obligados. 

Camariñas. El entorno del faro Vilán seduce a quien se acerque. También el propio puerto, villa del encaje, o el cemiterio dos Ingleses.

Carballo. La costa carballesa (Baldaio, Razo...) bien merece un día de recorrido. Riqueza natural y, en el caso de Razo, vida surfera. 

Cee. Una puesta de sol en Lires puede ser una buena propuesta, además del propio casco urbano ceense o su Museo F. Blanco. 

Cerceda. El municipio que alberga el Aquapark (de momento no inició temporada) hace gala de un bello parque botánico. 

Corcubión. Es una coqueta perla histórica de la Costa da Morte. Callejear por el casco viejo y recorrer el paseo al borde del mar gustará al visitante.

Coristanco. En cuanto a naturaleza, el espacio de Verdes se lleva la palma en este municipio que presume de buena y reconocida patata. 

Dumbría. O Ézaro y su singular cascada merecen un lugar destacado. De día y de noche. El Museo da Electricidade abre con voluntarios. 

Fisterra. Símbolo del finis terrae, el cabo Fisterra es una visita obligada. El puerto o la lonja también son paradas necesarias. 

A Laracha. Darse un paseo al borde del mar en Caión o al borde del río, en el paseo de Gabenlle, son dos buenas recomendaciones.

Laxe. La propia localidad, con su playa urbana de protagonista, merece una visita. También el faro o playas como la de Traba y Soesto. 

Malpica. Un puerto pesquero cargado de identidad. El faro de Punta Nariga y la ermita de Santo Hadrián también requieren un recorrido.

Muxía. El templo de la Virxe da Barca es uno de los iconos de la zona. La Pedra de Abalar, la Pedra dos Cadrís... Sin olvidar el faro de Touriñán. 

Ponteceso. Las vistas desde lo alto de Monte Branco son excepcionales. Municipio natal de Pondal, el paseo del Anllóns es muy recomendable.

Vimianzo. El castillo y los Batáns do Mosquetín son centros museísticos. Las vistas del Monte Faro, otra propuesta en este municipio.

Zas. Además de las Torres do Allo, el espacio natural de Pedra Vixía se ofrece como un rincón relajante: verde y agua. 

Votación
4 votos

Las 16 visitas imprescindibles en la Semana Santa de la Costa da Morte