Son las doce del mediodía y el mercurio sobrepasa los 25 grados en A Laracha. Por la calle no hay ni una sola persona con chaqueta. ¿Julio, agosto? No, marzo. Estos repentinos días de calor han animado a muchos a salir a la calle y sentir como si estuviesen en pleno verano.

En la playa de Razo, sobre las 11 de la mañana, había una decena de personas disfrutando de la arena. El jueves ya se palpó el gran ambiente que el sol había traído al arenal carballés. Muchos aprovechaban para caminar descalzos por la orilla, pero había quien prefería hacer deporte e incluso pescar. En el mar, unos cuantos surfistas surcaban las olas.

Por la tarde, la plaza do Concello y el jardín municipal de Carballo se llenaron de niños y jóvenes ?que, seguro, aguardaban el fin de las clases para poder disfrutar del día?. Alguna tienda de la calle Valle Inclán, incluso, aprovechaba para mudar las abrigosas prensas de su escaparate por vestidos y camisas más próximas de la época primaveral. «A ver cuánto dura», le decía un padre a otro mientras no quitaba ojo de sus hijos, que jugaban en la cancha de fútbol de la plaza. Pues, según los pronósticos, hoy y mañana ya volveremos a la realidad; a marzo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Una píldora de verano en pleno marzo