«Pechamos por xubilación despois de 36 anos, e querémolo vender»


Uno de los hoteles más conocidos y veteranos de la Costa da Morte es el Monte Blanco de Neaño, en Cesullas-Cabana. Abrió en 1980. Sus dueños lo compraron entonces como una pensión de 7 habitaciones y, dada la elevada demanda, fueron ampliando hasta las 50 actuales (y desde hace mucho). Pero todo tiene su fin. «Pechamos por xubilación e, despois de 36 anos, querémolo vender», explica Estrella Pose Miñones, la responsable. Ya lo tuvieron alquilado una temporada, pero ahora prefieren que pase completamente a otras manos, si se dan las condiciones. Es un hotel con un nombre ya muy conocido, en una buena ubicación, y con unas vistas excepcionales. Estrella recuerda la etapa en la que abrieron. Había, junto a su marido, trabajado en Suiza. Le gustaba la hostelería y había hecho hizo un curso en Marbella ya en el año 1969. Empezaron poco a poco y no paraba de crecer. Hasta hoy. Reconoce que «estase traballando moi ben», con muchos clientes. Pero también al principio. «Daquela tamén traballabamos moitísimo, colgabamos o cartel de completo moitas veces», señala. Tenían muchos viajantes, comerciales, turistas, familias que ya reservaban de un año para otro. «O boca a boca do cliente era fundamental», señala. Internet lo ha cambiado todo a la hora de reservar, pero en el día a día el buen trato y el servicio son cruciales como lo fueron y lo serán siempre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

«Pechamos por xubilación despois de 36 anos, e querémolo vender»