La Mostra da Olería mantuvo estables sus cifras

Según un primer balance, el parque García Alén recibió entre 8.000 y 9.000 visitas: el Ecomuseo, 5.500


Carballo / La Voz

La 33.ª edición de la Mostra da Olería de Buño llegó ayer a su fin. Sobre las ocho y media de la tarde, el regidor, Eduardo Parga, dio por clausurado el encuentro artesano de este año, justo después de la actuación del grupo Habelas Hainas. Su música fue muy bien acogida a juzgar por los asistentes en el parque Luciano García Alén. Dijo el alcalde que, según lo hablado «a pé de obra» con los oleiros, la Mostra de este año se ha mantenido en registros parecidos a los del año pasado. Esto es, el primer balance apunta que la 33.ª edición no ha subido en cifras, pero tampoco ha bajado. Y eso, en los tiempos que corren, no es mala noticia, por lo que la valoración de Parga es «positiva». Según apuntó, las primeras estimaciones hablan de unas 5.500 personas que visitaron el Ecomuseo Forno do Forte, otro de los puntos clave de la Mostra además del parque Luciano García Alén, que es donde estaban instaladas las casetas de los oleiros. Por allí se calcula que pasaron entre 8.000 y 9.000 personas. Parga, como había hecho también hace unos días la presidenta de los alfareros de Buño, Carmen Isabel Labrador, incidió en que el tiempo de algunas jornadas no ayudó. No es bueno que haga mucho calor -porque la alternativa de la playa tira mucho- ni tampoco viento como en alguna ocasión. Por lo demás, se mostró satisfecho de cómo habían marchado las actividades paralelas a la propia venta de olería: «Este ano fixemos un maior esforzo». A ello contribuyó también el aporte más elevado de la Diputación: «O feito de que haxa actividades deste tipo é algo que nós xa plantexamos dende o comezo, sempre axuda a manter a xente, a que veña á Mostra. Sempre se quere algo máis e o que intentamos ano tras ano é que haxa algo diferente», expresó el alcalde. Hoy mismo toca empezar a preparar la 34.ª edición.

Más franceses e ingleses

A media hora de acabar la Mostra, Carmen Isabel Labrador también consideró que el este 2016 ha ido más o menos como el 2015, pese a que hubo más promoción. Coincidió en que las actividades paralelas ayudan -las de los niños tuvieron mucho éxito-, ya que cuanto más gente se atrae, más posibilidades hay de hacer alguna que otra venta. Es un camino a seguir. Contribuyen a fijar y a atraer gente, como indicó asimismo desde el Ecomuseo Forno do Forte Paco Doval. Dijo que, de esas 5.500 personas estimadas, la mayoría eran de la comarca, aunque también de A Coruña o las Rías Baixas. Entre los extranjeros, detectaron un gran aumento de franceses y de ingleses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Mostra da Olería mantuvo estables sus cifras