Crece la desunión en Arteixo por la guerra del peaje

A. S. R. A CORUÑA / LA VOZ

CARBALLO

Ya no puede haber más distancia entre el gobierno y la oposición

01 jul 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Ya no puede haber más distancia entre el gobierno de Arteixo y la oposición. Después de anunciar medidas por separado para pedir la eliminación del peaje de Pastoriza, ayer quedó claro que ambas partes están a años luz de rehacer puentes y afrontar con una única voz la lucha contra el peaje de la AG-55.

La oposición abandonó el pleno en el primer punto. Nada tenía que vez con el peaje, apenas se trataba de rehacer presupuestos para terminar unas obras de accesibilidad. Pero el debate dio paso a las ayudas de la Diputación y comenzaron las comparativas de la época de Diego Calvo y la actual para con Arteixo. «Eso no es una Diputación, es un reino de taifas, los del Bloque su área, los del PSOE su área...», dijo el alcalde Calvelo, quien defendió sus duros ataques el día anterior en el pleno del ente provincial. Acto seguido, aludió a los votos perdidos por el BNG en las elecciones y toda la bancada de la oposición reaccionó marchándose. «Creo que no les interesa que hablemos de la moción de la autopista», espetó Calvelo en alusión a la propuesta que su partido presentó y aprobó justo después de que se marchasen.

A los pocos minutos, TeGa, PSOE y BNG remitieron un comunicado criticando «a prepotencia, a falta de respecto e a demagoxia do alcalde, que converteu o pleno nun circo no que só pode falar el». «Asistimos atónitos á falla de lealdade do goberno, presentando por urxencia, a moción sobre a peaxe da AG-55, que ataca ao acordo unánime da corporación de hai dous meses».