Los cruceiros padecen el olvido y el crecimiento de la hierba

Algunos elementos de interés ya están cubiertos de maleza, y otros corren el riesgo de estarlo en caso de que no se actúe


Carballo / La Voz

Hay algunos días al año, muy pocos, en los que la vegetación devora algunos cruceiros: son las jornadas de fiesta, cuando las procesiones los bordean y los devotos ya los han cubierto antes de espadanas, flores, fiunchos y otras hierbas. Pero eso no es lo habitual. El resto del año, son muchos los que permanecen casi abandonados en cruces de caminos que tuvieron más vida, viejos caminos, campos y otros lugares que vivieron mejores tiempos. Devorados por las zarzas, generalmente dependen de que algún particular quiera limpiarlo. O algún devoto, o incluso algún concello que se preste a ello. O, si no devorados (ya han pasado por tiempos mejores y peores en su dilata vida), sí con riesgo de serlo. No es justo generalizar, porque hay numerosos elementos patrimoniales bien cuidados, pero los ejemplos abundan.

Nunca han tenido mucho quien vele por ellos de manera permanente: baste recordar aquella oleada de robos que descabezó a unos cuantos en la Costa da Morte. Qué gran diferencia con lo que ocurre, por ejemplo, en la Bretaña francesa (en el departamento del Finistère), donde incluso existen rutas guiadas, y bastantes gallegos que acuden a conocerlos tras las huellas del viaje de Castelao en 1929. Unos cuantos son muy similares a los de la comarca.

Los cruceiros adolecen de otros problemas, como los derivados del feísmo: bloques, ladrillos y cemento a su alrededor, o postes eléctricos y cableados por doquier.

 Algunos casos

O Briño. Está al lado de la carretera que enlaza Baio con As Grelas. La maleza ya comienza a apoderarse de su base.

Cardezo. Está situado en un cruce de la parroquia de Corcoesto. 

Borneiro. Cerca de la iglesia. Como curiosidad, es giratorio. 

Lestimoño. Situado en lo alto de un muro de A Graña. 

A Ourada. En la parroquia de San Martiño de Cores. 

Montesiños. El cruceiro de Montesiños pertenece a la parroquia de Coucieiro. 

Cores. A pocos metros de la iglesia parroquial. foto casal

Carreira. No todo es maleza: aquí cortaron hace poco. foto casal

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los cruceiros padecen el olvido y el crecimiento de la hierba