Población y servicios en el medio rural

Luis García LA PIZARRA

CARBALLO

23 sep 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Una de las notas caracterí­sticas de la ocupación del territorio de Galicia en general y de la Costa da Morte en particular es la dispersión demográfica en numerosos núcleos de población; como tónica general hay un núcleo de población por cada kilómetro cuadrado. Un panorama difícil y complejo para la ordenación del territorio y la prestación de servicios de manera eficiente.

Las disposiciones legislativas de los últimos años han contribuido a poner concierto en la ordenación territorial y a planificar el futuro, a través de los PXOM y normas subsidiarias. Sin embargo, restricciones lógicas a la edificación en áreas rurales, han inducido a la emigración a los centros cabecera de comarca o a las capitales municipales, con la pérdida de población de numerosos núcleos, que se han visto inmersos en el denominado cí­rculo vicioso del despoblamiento rural, que viene a ser una concatenación de causas - efectos de consecuencias negativas para la cohesión de los territorios rurales.

Básicamente el cí­rculo vicioso se inicia con la ausencia de oportunidades y de empleo que empuja a la emigración, fundamentalmente de los jóvenes, con la consecuencia inmediata del envejecimiento demográfico. Con la persistencia de la pérdida de habitantes se sobrepasan los umbrales de población para la prestación racional de los servicios. Y al no haber servicios suficientes se reducen los factores de atracción del territorio, con lo que se acelera la corriente emigratoria. De no tomarse decisiones estratégicas que contribuyan a romper el cí­rculo vicioso, el futuro de no pocos núcleos rurales estará abocado a la extinción o a la marginación.