La asociación Vieiro consigue el beneplácito de las instituciones

El Concello carballés realizará mejoras en la sede de la institución

La reunión entre Concello y Vieiro tuvo lugar en la sede de la calle Vázquez de Parga.
La reunión entre Concello y Vieiro tuvo lugar en la sede de la calle Vázquez de Parga.

Carballo / La Voz

La asociación Vieiro, que lucha contra la drogodependencia y las adicciones desde hace 24 años, ha logrado mantener su nivel de actividad y servicios a pesar de la crisis y el cierre de otras muchas entidades similares. La sociedad carballesa se ha quedado sola en este ámbito. En la actualidad, hacen prestaciones a todos los concellos de la Costa da Morte, de A Laracha a Fisterra.

Representantes del Concello carballés se reunieron ayer con miembros de Vieiro. Estuvieron el alcalde Evencio Ferrero, la concejala de Igualdade e Benestar, Mari Carmen Ures; la edila de Sanidade, Mari Carmen Regueira, y el de Obras e Servizos, Luis Lamas. Por Vieiro, asistieron el presidente, José Manuel Vázquez; la vicepresidenta, Josefina Rey; la secretaria, María del Pilar Mata Fernández; y el director de comunicación, Xosé María Arán.

El Concello prometió el arreglo de varios aspectos de la sede de Vieiro, como la instalación eléctrica, los suelos y la pintura. La asociación informó de los distintos programas que ha llevado a cabo durante este año y de las incidencias destacables, que serán comunicadas a la Conselleira de Sanidade. Otro tema relevante fue que, por primera vez desde su fundación en 1991, Vieiro tendrá que solicitar la subvención económica directamente a la Xunta, y no a través del Concello, como venía haciendo estos años. Desde la entidad ven esta medida como una dificultad, ya que solo se concederán nueve ayudas en toda Galicia para asociaciones sin ánimo de lucro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La asociación Vieiro consigue el beneplácito de las instituciones