Inaugurada la casa de acogida de Carballo, gestionada por Cáritas

Cuatro alcaldes asistieron al estreno de un nuevo servicio social parroquial

El arzobispo, con los alcaldes de A Laracha y Carballo y el responsable de Cáritas Diocesana.
El arzobispo, con los alcaldes de A Laracha y Carballo y el responsable de Cáritas Diocesana.

CARBALLO / LA VOZ

La casa de acogida a la mujer Fogar Dona Basilisa, construida por la parroquia de Carballo, ya está en marcha de manera oficial. En la práctica podría haberlo estado hace más de un año, pero las sucesivas fechas de apertura se fueron posponiendo, a pesar de que está completamente equipada y lista para entrar a vivir. Podrán hacerlo las mujeres que vayan a dar a luz y no tengan donde ir, decidan no abortar, o aquellas con hijos que requieran cobijo. En todo caso, la gestión corresponderá a Cáritas Diocesana. Aunque se trata de una obra carballesa, con aportaciones locales (233.000 euros en total), las beneficiarias podrán ser de cualquier parte.

La inauguración mezcló la solemnidad con la distensión. La primera, durante los discursos y rezos en la capilla de A Milagrosa, en un acto presidido por el arzobispo, Julián Barrio, además del párroco, José García Gondar. Asistieron los alcaldes de Carballo, Evencio Ferrero; A Laracha, José Manuel López Varela; Malpica, Eduardo Parga, y Ponteceso, José Luis Fondo, además de los portavoces de todos los grupos de la corporación y otros ediles, como la carballesa Inés Muíño, el malpicán Miguel Fernández o el coristanqués Amancio Lavandeira. También asistió el diputado popular Aurelio Núñez.

García Gondar hizo propio el dicho coruñés de la ciudad en la que nadie es forastero. «Aquí exercemos diso: aprendemos de María, que sempre nos acolle cos brazos abertos», dijo. Dijo que el de ayer fue un «día de alegría», que culmina una proceso de más de dos años, o de más de 100, porque también relató el origen de todo: el matrimonio de Ramón y Basilisa, la maestra de Buño, gravemente enferma, que se ofreció a la santa, curó y en agradecimiento encargó la imagen, la capilla y el colegio. Los años casi sepultan parte de ese legado, recuperado ahora como parte del trabajo social. Y ligado a las madres y sus hijos.

Para el arzobispo, la obra es un motivo de «orgullo», un ejemplo del servicio a los demás. La jornada de ayer fue «un día primaveral», contraposición metafórica al invierno que se hacía notar en el exterior.

El alcalde también elogió el trabajo de la parroquia, y señaló que «as grandes obras non son as que custan máis cartos, senón aquelas que fan á xente máis feliz», algo que el colectivo que lidera José García Gondar persigue con «esforzo incansable». Al cura lo elogió sin disimulo: «É unha persoa ben querida».

García Gondar dejó caer, al final del acto, que ya están preparado un Fogar Apóstol Santiago. Pero no dijo más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Inaugurada la casa de acogida de Carballo, gestionada por Cáritas