Manuel Mayo Romarís, outiense de origen y párroco de Oca, Traba, Xaviña y Seavia, en Coristanco, formó parte de la delegación de la Peña Barcelonista do Barbanza que el pasado fin de semana se desplazó a la Ciudad Condal para la colocación de su escudo en el estadio Camp Nou. Una peña que, por cierto, preside un colega de oficio, Marcelino Sánchez Somoza, párroco de Santiago de Lampón, en Boiro. Con ellos, cuarenta personas más, entre los que desplazaron en la comitiva y los que lo hicieron por su cuenta. Fueron recibidos en el Espacio Social por Pau Vilanova, un directivo responsable del área de peñas, y Jordi Durà, del área social. Sánchez les entregó una figura de Sargadelos del faro de Corrubedo.

Los peñistas pudieron presenciar (y disfrutar con la victoria) el partido ante el Atlético de Madrid. Marcelino Sánchez y Manuel Mayo tuvieron el privilegio de hacerlo desde el palco presidencial. Un día para recordar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

El párroco coristanqués Manuel Mayo, en Barcelona con la peña del Barbanza