«Ideas geniales, falta que les des forma, que las canalices»


Dos horas de programa dan para muchas situaciones, y en el del martes, como en todos los demás, las hubo. La mejor para Ana fue ya al final, en la prueba eliminatorias que había que pasar sí o sí. Y lo hizo con una buena nota. Preparó un nido de fideos de arroz con ensalada. Ensalada «en bol», como la definió el premiado cocinero Ramón Freixa. Pero dijo algo mejor tras ver y probar el plato: «Me quito el sombrero». Jordi Cruz, uno de los tres cocineros responsables de llevar el programa, también fue elogioso: «Ideas geniales, falta que les des forma, que las canalices», aconsejó a Ana, con quien dialogó brevemente sobre su atrevimiento, casi kamikaze, a la hora de buscar platos nuevos. «Un poquito», señaló la ceense. Cruz replicó que eso es bueno, pero añadió que no hay que pasarse de frenada, porque la reflexión es muy importante en la cocina.

Fue el mejor momento para Ana dentro de otros muchos, casi equivalente a aquel de la semana pasada de la pizza «no seas como el de enfrente, sé diferente».

Por lo demás, los participantes (aspirantes, en la jerga del espacio) pudieron viajar hasta Disneyland París y cocinar allí para invitados. Entre ellos, Lolita. También hubo aspectos que no salieron como deberían, como la preparación, con una compañera, de un solomillo Wellington. Otro de los participantes, Víctor, famoso en el programa anterior por un comentario machista sobre la limpieza, se rio de la elaboración del plato, algo que molestó a Ana, y con razón.

Ana Oca es una niña muy activa: además de buena cocinera, practica atletismo, hace patinaje, toca la batería, compone, y actúa en teatro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

«Ideas geniales, falta que les des forma, que las canalices»