Lleno total para buscar suerte en Carballo

Los premios y el «efecto Sort» formaron largas colas en las loterías el día después


CARBALLO / LA VOZ

Carballo se ha convertido en una milla de oro. Ayer, un día después del sorteo, las colas en las administraciones que repartieron suerte llegaban hasta la calle. Salían por la puerta. Abarrote absoluto. Unos, a comprobar si les había caído algo; otros, a cobrar pequeñas pedreas y, los más, a tentar la suerte comprando, en las lotería que ha tocado, décimos para el sorteo de Reyes. En el espacio de siete años, han caído en este municipio tres gordos del sorteo de Navidad: el del 2007, que dejó 45 millones, repartidos por la administración número 3, la de Elvira Corredoira; dos décimos en el 2012, vendidos desde la número dos, la lotería Alexandra; y, el lunes, de nuevo, cuatro millones de euros dispensados en diez décimos también desde esta última administración, de la que se encarga María Eirís y su hermano Álex. Carballo despuntó este año al concentrar casi diez millones de euros de suerte (9.890.000 euros, sumando los 9.765.000 que tocaron en la capital de Bergantiños y los 125.000 euros de Cee). Hay motivos de sobra, si uno se fía de la superstición, para creer que la suerte se ha abonado a la capital de Bergantiños. Y, por lo visto, pocos tienen pensado dejarla ir.

Dos mil décimos en unas horas

No hay otro tema de conversación en la calle: «¿Que? ¿Tocouche?». Pocos dicen sí, pero sonríen. Que tres despachos de una misma localidad hayan repartido suerte a través del Gordo, el segundo premio (125.000 euros) y los dos cuartos no ha pasado desapercibido para el resto de administraciones de lotería, que ayer querían hacerse a toda costa con un décimo o una serie. Así lo confirmó María Eirís. «No hemos parado desde que mi hermano abrió a las nueve menos cuarto de la mañana», apuntaba ayer a media mañana todavía emocionada.

La gente aguarda turno, en fila india, y el teléfono no paraba de sonar: «De Lalín, Fuerteventura, Almería, Sevilla, Málaga... No paramos. Sobre todo nos piden muchísimas series y décimos desde Andalucía y Canarias. El número es lo de menos, solo nos piden que les enviemos lotería para Reyes». A media mañana tenía contabilizadas más de 200 series vendidas (2.000 décimos). «Tuvimos que reponer todo el frontal [cristalera] y no damos abasto. Apenas hemos tenido un respiro en lo que va de mañana», apuntó la lotera, que sigue sin creerse que haya dado dos gordos en apenas dos años.

«Empecé a trabajar con 17 años y tengo 38 y la verdad es que estoy muy contenta de cómo van las cosas y por lo ocurrido». Ahora, como ella ya había vaticinado, están experimentando el «efecto Sort», la administración leridana que más lotería vende de toda España. En proporción, Carballo la habría superado este año.

Vecinos de la localidad

Sobre el número del gordo, el 13437, confirmó que los décimos se vendieron «antes de noviembre», por ventanilla y a «clientes de Carballo». Diez carballeses habrían ganado por tanto, y sin la deducción de Hacienda, 400.000 euros (o más, si el afortunado compró más décimos de uno). De hecho, uno de ellos ya había llevado a la administración a primera hora de la mañana de ayer un décimo agraciado para su ingreso en una entidad financiera. María Eirís solo confirmó que era «un o una cliente habitual desde hace muchos años».

La vorágine compradora fue una constante a lo largo de toda la jornada y con previsiones de que las ventas se prolonguen hasta el sorteo de Reyes. Un décimo, dos o tres... O la serie entera. Si la realidad dice que la probabilidad de que toque es reducida, también era poco previsible que el lunes cayese la suerte en tres despachos distintos de un municipio de algo más de 31.000 habitantes. Y así fue. Tocó todo.

Es más, una misma administración, la de Elvira Corredoira, en la rúa da Estrela, repartió dos premios. En el mismo día: un segundo (125.000 euros) y 280 décimos de uno de los cuartos, el 67.009, con un total de 5,6 millones. Del otro, 076617, distribuyó dos décimos el punto de venta de la Gran Vía (número 77, el de Esther Barca). La lotería de Elvira Corredoira también estaba ayer hasta los topes. Toda la mañana. Hasta cuarenta personas aguardaban turno a eso de las doce menos cuarto. «Chega a fóra, e antes aínda había máis», decía en ese momento, contenta, la titular del establecimiento, al lado de los carteles de los últimos premios, colgados en la pared. Los clientes que entraban intercambiaban preguntas con los que iban ya saliendo.

-¿Que? ¿Levas a carteira chea?

Silencio. Risas.

-¡Vas cheo!

-Si, ho, de aire.

La gente quiere saber quién ha sido premiado. Y quiere suerte. Por ello ayer no paraban de comprarse décimos para el sorteo de Reyes. «Moitos veñen facer comprobacións, outros recoller pedreas e moitos a seguir comprando», declaraba Corredoira. «Aquí dan moitos premios», le contaba un viandante a otro al pasar por delante de la administración. ¿Quiénes son los afortunados? Corredoira dice que habrá gente de aquí, pero que también pasó gente de fuera. Y la venta fluye.

sorteo de navidad

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Lleno total para buscar suerte en Carballo