Una familia que bien vale un Campeonato de España histórico

Pablo Gómez Cundíns
pablo gómez REDACCIÓN / LA VOZ

CARBALLO

luz ramos

Amador Vidal cimentó en su círculo íntimo el primer Nacional de ralis de tierra para Galicia en los últimos veintinueve años

21 nov 2014 . Actualizado a las 20:23 h.

Amador Vidal (Pasarela, 1972) se proclamó, copilotado por su primo Francisco Lema, campeón de España de ralis de tierra al volante de un prototipo basado en un Volkswagen Polo preparado en el taller que fundó su padre Ricardo, ya jubilado, y en el que además trabajan su hermano Ricardo (encargado de las suspensiones y también piloto) y Manuel, otro de sus primos.

Es habitual la colaboración del entorno próximo del piloto en el mundo de los ralis, Mundial al margen, pero el soneirense Amador Vidal lo ha llevado a otra dimensión: hacía veintinueve años que un gallego no se proclamaba campeón de España de ralis de tierra. De hecho, solo otro lo había logrado antes de este fin de semana: en 1985 el vigués vinculado con los astilleros Guillermo Barreras.

Todo arranca a finales de los años setenta, cuando Ricardo Vidal decide fundar un negocio relacionado con el automóvil, su oficio hasta entonces en la emigración suiza. Pronto derivó en el desarrollo mecánico y de carrocerías, mientras probaba suerte como piloto de ralis. En ese entorno se crio su hijo Amador y se potenció la firma familiar AR Vidal Racing, en la actualidad una de las punteras en lo relacionado con la preparación de coches de competición.