Un momento poético en prosa


Las intervenciones en la inauguración de la biblioteca estuvieron a la altura del entorno, desde las de la presentadora, Beatriz Fernández, hasta las del alcalde, que además de dar gracias al Ministerio de Cultura, a la Xunta y a Francisco Jorquera, hilvanó varias metáforas a cuenta de las landras y acabó citando a Cicerón.

Manuel Rivas jugó con el topónimo del Rego da Balsa, por el agua como componente del 80 % del cuerpo humano y la balsa «asociada á idea de rescate» y de ahí pasó al almeiro, el término que los marineros usan para hablar del lugar donde crían los peces y comparó ese espacio productivo y pleno con el que ocupa la biblioteca, en la que reunió a Víctor Hugo con Rosalía, Ulises con Ana Karenina y a Walt Whitman con García Lorca. Gustó de «xente toda diferente» que se dará cita en la instalación.

Cesáreo Sánchez también ejerció de poeta y aseguró que el acto era «un profundo acto de amor para co noso idioma» y fue más al considerar la inauguración como «chantar os íntimos alicerces onde asentar as pedras basilares da arquitectura da nación que soñamos». Hizo referencia a la defensa de Baldaio y se refirió a la historia de Carballo «inscrita con letras de ouro» en la de Galicia.

La concejal Mar Eirís fue más pragmática. Recordó que el proyecto nació en la época en que Belén Lendoiro llevaba Cultura y señaló que la instalación era un espacio abierto pensado sobre todo para los adolescentes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un momento poético en prosa