«Temos moita historia descoñecida na parroquia de Cances»

El religioso presenta esta tarde un libro que habla sobre el lugar en el que nació


carballo / la voz

Esta tarde a las 5, en el local social de Cances, el sacerdote Ricardo Bello Mato (Cances, 1926) presentará su libro Breve historia de la ermita de San Pedro de Refoxo y Merlos. Es una compilación sobre los orígenes de su parroquia natal. A sus 88 años, aún le quedan ánimos para más obras. De hecho tiene otra terminada, pero pendiente de publicar, «que hoxe en día está complicado». Se llamará Recunchos de Bergantiños, un viaje por áreas de recreo de toda la comarca. La fuerza vital ya le viene de familia. Su hermano Jesús, ahora párroco de Berdillo y Artes, pasó 35 años como misionero en el departamento de Potosí, en Bolivia, a casi cuatro mil metros sobre el nivel del mar.

Actualmente, Bello es capellán de la residencia Padre Rubinos de A Coruña. Se retiró hace un tempo, «por algún achaque; pero aínda lle podo comer algúns callos e algún cocido», dice. Sigue oficiando misa en ocasiones y reside en San Pedro de Nós (Oleiros), su último destino como sacerdote. Antes estuvo en Abegondo, donde comezó, y también en Santa María de Bardaos (Tordoia). «Alí fundei un dos primeiros teleclubs que houbo, no ano 1957», recuerda. De allí fue a San Martiño de Ozón, en Muxía, en 1963. En esta parroquia pasó dieciséis años, donde tomó innumerables notas y recabó datos que reunió en el libro O mosteiro de San Martiño de Ozón, publicado hace un par de años. También dejó huella en Oleiros, adonde llegó en 1979. En San Pedro de Nós coordinó un grupo de investigación y divulgación sobre la historia de la iglesia con motivo de su centenario.

Ahora le toca a Cances. «Temos moita historia descoñecida na parroquia. En Monte Neme está a Eira das Meigas, un círculo lítico onde se facían cultos pagáns. É unha pena que estea tan descoidada. Das últimas veces que subín para facer unhas fotos había xestas e arbustos de tres ou catro metros. A ver se o libro serve para que as institucións se dean conta; é un recuncho que se debería aproveitar para o turismo», explica.

En la obra que hoy se presenta también hay espacio para las fiestas ancestrales. «Hai documentos de finais do século XVI e principios do XVII que falan dunha festa que facía a confraría de San Pedro. Xuntábanse todos os veciños de Cances, que daquela non eran moitos, e comían dous bois ou dúas vacas e facían moletes co trigo de vinte ferrados».

Ricardo Bello nació cerca del castro de Cances, que aparece reflejado en el libro. «Algunhas fontes falan de que alí houbo unha vila, ou romana ou romanizada. É posible porque por ese mesmo punto pasa a calzada romana (despois foi Camiño Real) que viña de Ponteceso e Malpica», aclara.

Esta tarde, los vecinos de Cances, y los de fuera también, podrán disfrutar de estos y muchos otros datos. Acompañarán a Ricardo o párroco de Cances, Jesús Antelo Quintáns, e Aurelio Castro Regueira, secretario da Asociación Cultural San Campio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Temos moita historia descoñecida na parroquia de Cances»